Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2011.

zorrón

garrula exhibicionista que confunde la seducción con la vulgaridad. No tiene edad, los hay jóvenes y viejos. Eso sí, una vez se adquiere la condición de zorrón, rara vez se abandona. Los tíos (los quillos quedan excluidos al ser la versión masculina del zorrón) piensan: “a lo mejor me la follaría, pero ¡por Dios! que nadie me vea con ella ¡menuda vergüenza!” En definitiva, se trata de un pedazo de carne, más o menos pintarrajeado, más o menos vestido, más o menos voluptuoso; pero sólo eso: un vulgar pedazo de carne.

 


brújula

reloj maníaco compulsivo que se obstina en marcar las doce nerviosamente, intentando detener el tiempo en sus delirios de grandeza. 

No hay comentarios. Comentar. Más...



palíndromo

curiosa palabra o frase cuyo inicio es a la vez su final y viceversa. La idea de un lenguaje con espejos es tan fascinante y bella que la simetría del palíndromo invita a imaginar una divertida fusión entre geometría y lenguaje.

No hay comentarios. Comentar. Más...

José Luis Cuerda

20110907233715-jl-cuerda.jpg

Este albaceteño sesentón y gordinflón es un tipo realmente interesante. Su faceta cinematográfica es bien conocida y reconocida gracias a sus trabajos como director, guionista y productor. No es uno de los grandes del cine español, ni tampoco creo que lo merezca bajo una mirada objetiva. Pero es que este señor socarrón me cae tan bien, que para mí sí es uno de los grandes. Fundamentalmente por su sentido del humor: original, surrealista, rural, castizo. Además, creo que es representativo de toda una generación de españoles: aquellos que tienen ahora entre 60 y 80 años.

Empezó a estudiar la carrera de Derecho, pero no la acabó. Trabajó en TVE durante años y, poco a poco, fue introduciéndose en el mundo del cine. Su primera película exitosa fue “El bosque animado”. Un año después, en 1988, estrenó “Amanece, que no es poco”, una hilarante comedia costumbrista que he visto casi una decena de veces y que siempre, siempre, siempre me provoca unas enormes carcajadas. Es tan original, tan divertida y tan surrealista que es imposible de explicar en pocas líneas. Así que no voy a intentarlo, me limitaré a aplaudirla.

Ese “surrealismo mágico”, como bautizaron el estilo de ambas películas, no impregna toda su filmografía. Cambia de registro en “La educación de las hadas” o “La lengua de las mariposas”, por ejemplo. Sin embargo, su mano se nota en todas ellas, aunque de forma más sutil.

Su faceta como productor es también importante. De hecho, es el descubridor de Alejandro Amenábar, al que permitió rodar el largometraje “Tesis” tras ver el cortometraje del por entonces novatillo Amenábar. Posteriormente, produjo “Abre los ojos” y “Los otros”.

Pero, como he dicho al principio, lo más significativo de José Luis Cuerda es su sentido del humor. En una larga entrevista en televisión contó cómo su madre le dijo una noche: “Hijo, ves a buscar a padre, que me estoy muriendo”. Su padre era jugador de póquer. No un jugador ocasional o vicioso, no. Se dedicaba a ello. Vamos, que era la forma de ganarse la vida del padre. Era su “trabajo”. El joven Cuerda fue a buscar a su padre a la timba y, al volver, su madre ya había muerto. Explicó esta historia de una forma magistral. Sin dramatismos, sin cursilerías lacrimógenas, y, a la vez, con contención, con respeto y con ternura. Fue capaz de explicar uno de los episodios más tristes de su vida con absoluta sobriedad, mostrando a su madre digna, fuerte y sosegada en el lecho de muerte. Gracias a ese magnífico barniz de humor negro rindió homenaje a su madre como pocas veces he visto. Fue conmovedor escucharlo.

El “trabajo” de su padre le permitió tener épocas de abundancia, siendo uno de los pocos estudiantes universitarios de Madrid con coche, y otras de carestía, cuando el padre pasaba por una mala racha. Estas circunstancias las contó, de igual modo, con total naturalidad, constatando que se puede vivir perfectamente de una forma u otra sin mayores problemas. Supongo que todo ello ayudó a moldear su forma de entender la vida con ese curioso e inteligente sentido del humor.

En definitiva, un grande a mis ojos, no como el endiosado manchego universal. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Real Madrid - Getafe. 4-2 (Santiago Bernabéu, 10 de septiembre)

Extraño partido que no deja buenas sensaciones al Madrid. Empezó muy enchufado, espoleado por el tropiezo del Barça en Anoeta. En los primeros diez minutos dispuso de cuatro ocasiones, alguna bastante clara como un extraordinario remate de Cristiano Ronaldo con la cabeza. Poco después marcó Benzema en una preciosa jugada iniciada en el centro del campo por Özil, que abrió hacia el costado izquierdo de Marcelo, el cual introdujo el balón con peligro en el área, lo recogió de nuevo Özil para convertir el balón en una bomba asisitiendo a Benzema, que no tuvo más que detonarla con la puntería y potencia justas.

Continuó presionando arriba al Getafe y goteando ocasiones. Una de ellas muy clara de Coentrao en otra muestra de la exquisitez del turco-alemán filtrando balones venenosos a sus compañeros. 

A la media hora el equipo blanco pareció tomarse un respiro, que aprovechó el Getafe para inquietar al Madrid por su lado derecho: un disparo lejano bien atajado por Casillas y un centro con rebote que casi acaba dentro de la portería madridista. En seguida llegaría el gol del empate, obra de Miku, que tras un rebote en Pepe y gracias a la posición retrasada de Coentrao, ajustó al palo de Casillas con precisión.

Se llegó al descanso con la sensación de que el Getafe había empatado por la relajación del equipo local, pero que el Madrid merecía irse a la caseta con ventaja en el marcador.

La segunda mitad empezó con el Getafe creyendo en sus posibilidades contra todo pronóstico. El Madrid jugó partido y, en algunos minutos, a merced del rival. Aún así dispuso de una doble ocasión clarísima para adelantarse: una espectacular chilena de Cristiano Ronaldo que golpeó el palo y el posterior remate a placer de Coentrao que incomprensiblemente envió fuera. Lo que el nuevo fichaje portugués echó fuera, lo metió dentro el árbitro Clos Gómez señalando una falta fuera del área como penalti. El delantero luso agradeció el regalo acudiendo a su cita con el gol. A los pocos minutos Cristiano Ronaldo metió un pase perfecto a Benzema en un fulgurante contragolpe que el francés no tuvo más que empujar tras la salida mal medida del portero Moià. 

Cuando parecía que todo estaba controlado de nuevo, Miku acortó distancias con frialdad, constatando que en la segunda mitad el Madrid había perdido el control del partido. Fue algo sorprendente o, quizás, no tanto. Xabi Alonso apenas participaba en el juego. Su compañero en el centro, Coentrao, no cohesiona al equipo. Aunque es voluntarioso, ayuda en el corte y llega al área rival, con muy poco acierto, no obstante, no mezcla bien con Xabi o ésa no es su posición. Tiene recorrido y dinamismo, pero en la posición de medio centro no ayuda a equilibrar al equipo. Recuerda al bullicioso Marcelo, que revoluciona los partidos pero, a veces, al precio de romper el orden táctico de su equipo. 

Casi al final, Higuaín marcó su gol demostrando el delantero que lleva dentro: pase al hueco, pugna con el defensa rival, cuerpo protegiendo el cuero, quiebro para buscar una buena posición de disparo y remate engañando al portero. Gol y tranquilidad para los últimos minutos.

Aunque el resultado es bueno, todavía mejor teniendo en cuenta el empate del Barcelona, el juego en la segunda parte no fue bueno. Además, el Madrid ofreció cierta sensación de vulnerabilidad que parecía olvidada. Sin embargo, volvió a disfrutar de un montón de ocasiones de gol. Aún jugando mal, crean peligro con asiduidad. Buena señal, al menos se puede acudir a la pegada arriba cuando el juego no aparece. 

Dos jornadas disputadas y dos puntos por encima del archirrival. Buen comienzo.

No hay comentarios. Comentar. Más...

murciélago

mamífero noctámbulo con aspecto de ave garrapiñada y hábitos vampíricos. Ciego y feo de cojones. Se pasa el día entero colgado boca abajo rodeado de un montón de colegas igual de feos en una oscura y apestosa cueva. No es de extrañar que al anochecer salga de paseo ávido de sangre. 


bolso

arca de Noé de las mujeres, donde guardan todo lo necesario para su supervivencia por si en el trabajo/cena/fiesta/discoteca se desata el diluvio universal y su maquillaje se estropea, su rímel se corre o sus uñas pierden color. Su peso medio es aproximadamente una quinta parte del peso de su cuerpo; vamos, una barbaridad. Es por ello que las mujeres tienen jorobas frontales en forma de pechos, una por cada hombro donde cuelgan su pesado bolso. Muchas mujeres preferirían desnudarse por completo a mostrar los secretos íntimos que esconden en el bolso. Los hay de tamaños diversos, desde los minúsculos bolsos llevados a las bodas hasta los enormes bolsos usados por las viejas. El bolso es el responsable del peor momento en la vida de un hombre: cuando te dicen “¡sujétamelo un momento!”. 


El silencio: un bien escaso

Cada vez es más difícil disfrutar del silencio. Siempre hay alguien o algo que lo rompe. El ruido externo es molesto, pero no agobiante. Escuchar al camión de la basura en plena noche sobresalta la primera vez, en adelante te acostumbras. Sin embargo, las interpelaciones continuas de la gente que te rodea son realmente exasperantes. Te pasas el día entero siendo interrumpido por gente que te importa un huevo o, en el mejor de los casos, compartes algún asunto profesional de "ineludible" conversación. 

Esa constante violación del silencio se agrava por el dichoso teléfono, ya sea el fijo, el móvil personal o el móvil de empresa. Las nuevas tecnologías son acojonantes, avances de la leche; pero a veces pienso que todas están encaminadas a jodernos nuestra intimidad. 

¿Cuántas conversaciones a lo largo del día son medianamente interesantes? ¿Cuántos interlocutores nos sorprenden con algo ingenioso, novedoso o interesante? ¡Poquísimos! Además, muchos lo hacen sin la más mínima educación, importándoles un bledo lo que estés haciendo. Ya puedes poner tu cara de "¡Imbécil! ¿No ves que no me interesa lo más mínimo lo que me estás contando?" A ellos les da igual. Ni se enteran, ni se quieren enterar. Evidentemente, en el 99% de las ocasiones te abordan con estupideces. 

El silencio es tan reconfortante y relajante, que debería sancionarse a quien lo rompiese injustificadamente. Cuando uno está con sus pensamientos, sus análisis, sus ensoñaciones debería colgarse un imaginario cartel de "No molesten" y ser respetado por todos. 

El silencio no tiene porqué significar la ausencia total de ruido. Se puede estar perfectamente en silencio escuchando música, el oleaje del mar, la brisa sibilante del atardecer o el rumor de varias conversaciones entrelazadas en una plaza. De hecho, el silencio absoluto es sobrecogedor y, según las circunstancias, hasta da miedo.

Y se puede estar perfectamente en silencio en compañía. No hay mejor prueba de la complicidad entre dos personas que su silenciosa comodidad. Ese silencio en el que hablan las miradas y las caricias. 


Levante - Real Madrid. 1-0 (Ciudad de Valencia, 18 de septiembre)

Tres puntos a la basura. Benzema, Di María, el árbitro y el otro fútbol condenan al Madrid. Imperdonable derrota ante uno de los peores equipos de la Liga. Y eso que estaban avisados del partido del año pasado en este estadio.

El encuentro tuvo un inicio cómodo, como los últimos jugados. Dominio del balón, juego en campo rival, ocasiones goteando cada pocos minutos. Vamos, que se aventuraba otra cómoda victoria blanca. Incluso Kaká parecía más entonado y no se echaban de menos a los titularísimos Ronaldo y Özil. 

Benzema estuvo especialmente desafortunado durante el primer tiempo. Tal cual empezó el partido se vio que no sería su tarde. Cualquier control se le escapaba, erraba pases sencillos y, finalmente, marró lastimosamente dos claras ocasiones casi a puerta vacía.

Poco después Di María enloqueció y provocó una tangana en la que el árbitro expulsó a Khedira de forma más que rigurosa. A partir de ahí el Levante entendió que hoy sí que iba a servir el otro fútbol y se aplicó diligentemente a ello. Por el contrario, el Madrid no ofreció respuesta a esta situación.

Con uno menos durante toda la segunda parte, el Levante supo cerrase y aguardar alguna oportunidad, que llegó con el gol de Koné a falta de veinte minutos. Ni antes ni después el Madrid supo encontrar soluciones a la cerrada defensa granota. No se profundizó por banda, no circuló el balón con rapidez y apenas se crearon ocasiones. Especialmente desafortunado se mostró Higuaín: lento, fallón y sobrepasado en todo momento.

El propio Madrid se metió en este lío. Cayó en la trampa del Levante y perdió tres puntos que seguro se echarán de menos. Y pensar que escogí ver este partido en lugar de la victoria de España en la final del Eurobasket...

No hay comentarios. Comentar. Más...

Los culos de las japonesas: vicio en peligro de extinción

¿Dónde se han dejado el culo las japonesas? ¿Cómo puede ser que tengan el culo tan pequeño, recto y chato? ¡Es que ni las mamás han conseguido ensanchar las caderas con el embarazo! Yo creo que los japoneses son así de sosos por el culo de las japonesas. ¿Doggy style? ¡Ni de coña! Pensarán que se están zumbando a un amigo.

Sinceramente, creo que los culos de las japonesas están en peligro de extinción. Mucho más que el atún rojo. Por consiguiente, el mundo debería reaccionar y evitar su completa desaparición. Los japoneses lo agradecerán y seguro que nos recompensarán con gadgets electrónicos más pequeños, más modernos y más chanantes. Vale la pena intentarlo. 

Por todo ello me atrevo a ofrecer una solución súper sencilla: enviar a Japón a muchas de nuestras señoras culonas españolas, que tenemos a miles. Ellas son muy zalameras y ellos, los japoneses, muy educados; así que cuando la culona se siente a horcajadas sobre el asustado japonés, éste, por una curiosa mezcla de ancestral timidez y amable hospitalidad, derramará sus nerviosos soldaditos dentro de la fértil culona engendrando una nueva generación de japonesas con culo. 

En unos pocos años podemos recuperar para siempre el culo de las japonesas. Eso sí, las culonas deben ser devueltas a casa tras su misión repobladora. Su insoportable locuacidad y mala educación no serían bien recibidas en el país del sol naciente y el culo menguante. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

adjetivo

chivato del lenguaje que muestra bien a las claras lo que discretamente han ocultado sustantivos, verbos, pronombres y artículos. No obstante, alguno de ellos se ha prostituido y ha perdido su carga de significado en aras de un lenguaje mortecino y políticamente correcto.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Dios y twitter

Si Dios existiese, usaría Twitter. No se me ocurre mejor canal de comunicación para revelar sus enseñanzas. Nada de usar intermediarios a modo de viejunos profetas o indescifrables y contradictorios apóstoles. Twitter y su inmediatez global sería el mejor modo de evangelizar. Twits a modo de parábolas, retwits a modo de “¡te alabamos, Señor!”

Podría usarlo también para convocar plazas en la jerarquía eclesiástica: “Vacante de cardenal. Retribución fija más limosna. Imprescindible traje púrpura y negro”. O para convocar a la feligresía: “Misa en San Wenceslao mártir a las 12:00h”. Obviamente, también para lanzar eslóganes de posmoderna cristiandad: “In God you trust”, “Bautismo o infierno” y demás lindezas estremecedoras.

Además, sería muy interesante seguir el duelo en la red entre las cuentas de Dios y de Lucifer. Ambos pugnando por el mayor número de seguidores posible y las mejores valoraciones de sus revelaciones. La disputa del futuro de la humanidad en tiempo real. La rabiosa lucha entre la luz y las tinieblas con sus respectivos acólitos informados al momento. Lo más de lo más. La eternidad jugándose en directo.

¿Por qué Twitter y no Facebook o un blog? Porque Dios es más de aforismos y de impactos rápidos. No le gusta perderse en largas disquisiciones que puedan alumbrar inconsistencias o dudas a sus fieles. Así pues, Twitter sería su púlpito perfecto. Si existiese, claro está. 


eclipse

juego del tres en raya entre la Tierra, el sol y la luna. Afortunadamente es el único juego que comparten. Si se les ocurriera jugar al billar o a las canicas...

No hay comentarios. Comentar. Más...

La paciencia de la cigarra

20110921231800-cigarra.jpeg

La cigarra californiana se pasa ¡17 años! bajo tierra antes de emerger. ¡Alucinante! Desde que su mamá pone los huevos hasta que salen a la luz están 17 años en el subsuelo. Y una vez han salido, apenas viven unas semanas.

Las ninfas chupan la savia de las raíces de las plantas y con eso van tirando los diecisiete años de oscuridad. Imagino que cambiarán de raíces y que descubrirán nuevos sabores según la planta absorbida o la estación del año, pero no parece una dieta muy variada.

Conociendo esta larga espera de la cigarra y su paciente día a día subterráneo, me parece aún más injusta la imagen que La Fontaine dio de la cigarra en su fábula “La hormiga y la cigarra”. Acusa con ligereza al insecto cantor de ser un diletante poco apegado al trabajo y a la planificación. ¿Le parece poco al señor La Fontaine permanecer diecisiete años preparándose para sus escasas semanas de canto y cortejo en el exterior? Yo creo que La Fontaine tenía envidia del bello canto de las cigarras y, sobre todo, de su resultado. Seguro que estuvo galanteando a alguna cortesana francesa durante largo tiempo usando sus escasas dotes musicales sin resultado alguno y, despechado, volcó su rabia en la fábula de “La hormiga y la cigarra”.

¿Que qué dicen las cigarras con sus estruendosos cantos? Pues parece evidente: ¡¡¡¡¡Quiero follaaaaaaaaaar!!!!! Después de diecisiete putos años bajo tierra, haberse despojado de su piel de ninfa y haber estrenado nuevo look, estar posada sobre una rama o una corteza de árbol tan guapamente viendo a un montón de cigarras hembras “cigarrear”, que es como zorrear pero en insectos, y tener por delante unas breves semanas de vida, lo único lógico es querer echar un polvo. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Real Madrid - Ajax. 3-0 (Santiago Bernabéu, 27 de septiembre)

Poco fútbol para tan buen resultado. A pesar de merecer la victoria, el Madrid volvió a dar sensaciones parecidas a las de los últimos encuentros: poca posesión de balón, juego a ráfagas, fragilidad defensiva y poca intensidad.

El Ajax entró al partido presionando arriba y antes del primer minuto dispuso de una buena ocasión, que Casillas, inspirado toda la noche, desbarató con acierto. Otra vez, y por segundo encuentro consecutivo, el Madrid salió poco tensionado. El sábado, ante el Rayo, le costó un gol. Esta noche tuvo más suerte. Esa suerte que en el caso del equipo blanco suele estar muy relacionada con las actuaciones de su portero.

En ningún momento impuso su condición de local. Si bien no fue demasiado exigido, el equipo funcionó a rachas, sin disponer de un dominio continuo. Resulta sorprendente que el partido finalizase con una posesión de balón ligeramente superior del Ajax jugando en su estadio y en Copa de Europa. La baja forma de Özil se acusa demasiado, de forma que el juego de centro del campo no tiene continuidad y queda a expensas de los pases en largo de Xabi Alonso y lo poco que pueda ayudar Kaká, que parece más entonado últimamente.

Aún así, después de media hora de ocasiones por ambos bandos, llegó un contraataque blanco que fue una auténtica obra de arte en cuanto a precisión, movilidad, rapidez y ejecución. Una jugada preciosa, nacida de un robo de balón en el centro del campo, que transcurió al primer toque de inicio a fin: pared entre Cristiano Ronaldo y Kaká, continuación hacia Özil, apertura a banda hacia Benzema, que mete el balón al borde del área pequeña para que Ronaldo fusile al portero. Lo dicho, un portento de belleza y precisión. Una demostración más del demoledor contraataque de este equipo, que con espacios es letal.

Poco después Kaká anotó el segundo finalizando con un disparo desde el borde del área una jugada iniciada por Xabi Alonso con uno de sus certeros pases de cuarenta metros. Y aquí acabó el partido.

La seguda parte empezó con una larga jugada finalizada por Benzema en el tercer gol. Un tanto diametralmente opuesto al primero, fruto de una larga y paciente combinación de todo el equipo, que movió a su rival hasta encontrar el hueco por el que Arbeloa filtrar el pase en ruptura a Kaká, que generosamente asistió al delantero francés, brindándole la oportunidad de despertar de su retomada languidez.

A partir de entonces nada más reseñable salvo una excelente mano de Iker en una falta y el debut testimonial de Altintop.

¿Dónde está el juego del Madrid? Sólo aparece a fogonazos, recordando la etapa de Pellegrini en el banquillo. ¿Dónde está la solidez del equipo? En algún lugar perdido entre los follones recientes de su entrenador y el entorno mediático. Probablemente si todos se serenan, el entrenador el primero, puedan recobrar la tranquilidad suficiente para desarrollar lo que apuntaron en pretemporada y principios de septiembre. Y, sobre todo, que vuelva Özil de donde quiera que esté. ¡Mesut, por favor, muéstrate y volveré a creer! 

No hay comentarios. Comentar. Más...

abejaruco

único animal creado por el hombre, no por la propia evolución. Más concretamente por Félix Rodríguez de la Fuente, que se lo inventó porque fonéticamente era perfecto para su curiosa voz de ritmo impetuoso y racheado. De hecho, el abejaruco tiene una pinta de martín pescador que echa para atrás. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

La música de Documentos TV

20110930210800-documentos-tv.jpg

No hay mejor sintonía de un programa que la de Documentos TV. No porque sea especialmente original, ya que se trata de un fragmento de la conocida Carmina Burana, sino porque identifica perfectamente el contenido del programa, lleno de reportajes buenísimos e interesantísimos. ¿Percepción subjetiva? Pues sí, pero es que la música de entrada te pone en alerta, capta tu atención, hace que mires la pantalla del televisor ansioso por descubrir qué temática será abordada en el documental, quién será entrevistado, qué aprenderás. Es una sintonía excitante, casi diría lujuriosa, que provoca erecciones cerebrales.

Me sucedía lo mismo de pequeño cuando en Televisión Española ponían algún programa inglés con la entradilla de “THAMES” sobre una fotografía del Parlamento, o cuando antes de un partido de fútbol internacional aparecía el logo de Eurovisión con su remedo del himno de la alegría sonando. Sentía la misma ilusión y las mismas ganas que afloran ahora, veintipico años después, al escuchar la melodía de Documentos TV.

Además, la televisión (la buena televisión, que la hay) provoca en mí una muy agradable sensación de excitación y relajación a la vez. Obviamente, sólo en circunstancias especiales: en silencio, de noche, con emisiones que me interesen…

Esa aparente mezcla de sensaciones contradictorias me provoca una deliciosa hipnosis que me sumerge en un estado de ánimo de dulce y reposada alegría de lo más satisfactorio. Y el relojito que desencadena mi agradable hipnosis es precisamente la música del programa. La música de Documentos TV en este caso.

 




Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next