Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2011.

Eduardo Galeano

20110605020120-galeano.jpg

Magnífico y comprometido escritor uruguayo cuyos orígenes periodísticos han impregnado su extensa obra literaria. Probablemente se trate del más importante divulgador de la historia de Latinoamérica, contada con detalle y tomando partido. Porque Galeano siempre se pone de parte de los desfavorecidos, de los perdedores, de los asesinados; en definitiva: de los olvidados. Es un militante de izquierdas del que sentirse orgulloso y al que envidiar, aún sin estar de acuerdo en muchas de sus opiniones.

Su prosa es suave, fluye con asombrosa facilidad. No se recrea en arabescos ni estilos recargados. Usa un lenguaje rico y sencillo. Más bien parece un cronista oral: leyendo sus libros parece que te los esté narrando el propio autor de viva voz. Digamos que está en las antípodas del exquisito y culto Borges. Tiene una cualidad que he encontrado en muy pocos autores: su escritura tiene banda sonora, te acompaña con una melodiosa musicalidad desde el principio hasta el fin. Es como si escribiese sus historias sobre un pentagrama. Es extraordinariamente fácil de leer y, a la vez, increíblemente placentero. 

Sus obras más reconocidas, "Las venas abiertas de Latinoamérica" y la trilogía "La memoria del fuego", suponen dos hitos de la literatura latinoamericana, sobre todo, por su carácter historiográfico. Hace un exhaustivo repaso a la historia del continente americano a través de pequeñas historias entremezcladas con la gran Historia. 

Su denuncia de las barbaridades cometidas por los descubridores españoles y portugueses en los siglos XV y XVI, el relevo tomado por ingleses y holandeses en los siguientes siglos, las invasiones e injerencias norteamericanas desde finales del XIX y el comportamiento miserable y corrupto de las oligarquías locales revelan una sucesión ininterrumpida de injusticias a lo largo de toda la historia del continente.

Especialmente estremecedor es su testimonio sobre lo acontecido en Centroamérica, en países como Guatemala, El Salvador o Nicaragua, en las décadas de los setenta y los ochenta. Siempre se ha centrado el foco de esa época en Argentina y Chile, pero en Centroamérica se cometieron barbaridades mucho mayores en cuanto a crueldad y número. Decenas de miles de personas - muchos indígenas - fueron asesinados atrozmente en diversas guerras civiles que se desarrollaron a la luz de la Guerra Fría, con EEUU financiando y entrenando a los gobiernos militares y los comunistas adoctrinando a la población campesina y obrera. Estos desgraciados que yacen en fosas comunes, en perdidas cunetas de caminos de montaña, en el abismo del olvido son los que honra Eduardo Galeano en sus libros. Es indignante comprobar que muchos de esos hijos de la gran puta responsables de millares de asesinatos siguen viviendo sin haber pagado por ello, mientras familias y pueblos enteros fueron aniquilados, borrados del mapa para siempre.

Posteriormente a la publicación de estas dos obras, el mundo entero centró su atención en el asesinato del jesuita Ignacio Ellacuría por los "milicos" gubernamentales al defender y querer dignificar al pueblo salvadoreño y, aún más tarde, en la guatemalteca Rigoberta Menchú al obtener el premio Nobel de la Paz por su lucha a favor de los derechos de los indígenas en su país. No obstante, Eduardo Galeano ya había dado voz a todos esos muertos anónimos años atrás. 

Su forma de narrar historias mediante breves relatos o, incluso, anécdotas la podemos apreciar en otros muchos libros: "El libro de los abrazos", "Las palabras andantes" o "Espejos, una historia casi universal", su última y amena publicación, donde podemos aprender un montón de Historia de una forma entretenida y curiosa.

Un último apunte sobre este autor uruguayo: es un gran aficionado al fútbol, más concretamente a Nacional, por lo que hoy andará algo apenado por la clasificación de su eterno rival - Peñarol de Montevideo - para la final de la Copa Libertadores. Su libro "El fútbol a sol y sombra" es un genial repaso a la historia del fútbol desde sus violentos inicios en Inglaterra hasta la profesionalización actual, pasando por la extraordinaria selección uruguaya de los años veinte, los primeros y geniales negros brasileños que debían pintarse la cara con polvo de arroz para poder jugar en equipos profesionales, la máquina de River de Pedernera de finales de los cuarenta o la casi imbatible Hungría de mediados de los cincuenta. Una verdadera joya para aficionados al fútbol y admiradores de Galeano. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

acera

tarima de la ciudad sobre la que los peatones sobreactúan sus prisas, los árboles sufren su presidio urbano, los semáforos coquetean unos con otros y los canes desahogan sus esfínteres. Testigo mudo de la convivencia fingida.

No hay comentarios. Comentar. Más...



policía

si es hombre, caballero disfrazado de gay con las nalgas a cubierto; si es mujer, dama vestida de caballero disfrazado de gay con las nalgas a cubierto y la porra falsa y a un lado.

No hay comentarios. Comentar. Más...

nacimiento

momento fusión: la ternura de la maternidad rasgada por el gore del parto. El hecho más importante de tu vida del que, sin embargo, no te acuerdas. ¡Qué triste!

No hay comentarios. Comentar. Más...

Snobs en el museo

Tres snobs visitan la nueva colección de Jetinsky en el MCAM (Museo Coconut de Arte Moderno). Se detienen a admirar la obra estrella de la exposición: el cuadro “Punto negro sobre lienzo blanco”.

Sr. Snob: ¡Es fantástico, absolutamente fantástico!

Sra. Snob: Su mejor obra, sin duda.

Srta. Snob: ¡Oh-la-la!

Sr. Snob: Es cautivador. Cómo consigue conceptualizar todo su arte con esa sencillez. Tanta belleza, tanta emoción, tanta genialidad…¡Lo adoro!

Srta. Snob: ¡Oh-la-la! ¡Jetinsky mon amour, je t’aime!

Sra. Snob: ¡Magnífico! ¡Extraordinario! ¡¡¡Total!!!

Sr. Snob: En mi opinión el arte es un eructo, un pedete: una fugaz inspiración exhalada. Y Jetinsky su mayor exponente.

Srta. Snob: ¡Je, je! ¡Ji, ji! Un pedete, dices. ¡Je, je! ¡Ji, ji! ¡Cómo eres! Pues entonces me encanta el culete de Jetinsky.

Sra. Snob: ¡Qué vulgaridad! Los artistas pintan con el alma, no con el culo.

Sr. Snob: Te equivocas, querida, los artistas pintan con todo. El sentimiento es todo: alma, dedos, inspiración, culo…¡todo!

Srta. Snob: ¡Je, je! ¡Ji, ji!

El vigilante de la sala, harto de las estupideces de los tres snobs, activa la palanca y el suelo se abre debajo de los seis pies que sostienen a los tres gilipollas, que caen al foso de snobs, prácticamente lleno, ya que son las 12:00h. y el museo ya lleva dos horas abierto.


Pensando

20110609205104-el-pensador.jpg

Ideas flotando entre nebulosas de prejuicios.

Miedos que afloran en las esquinas del pensamiento.

Valores traicioneros que se prostituyen,

concubinas de la debilidad,

odaliscas de la cobardía:

la ominosa indignidad.

Formulaciones y reformulaciones,

interminables idas y venidas circulares.

Confusión angustiosa, respuestas no halladas.

Duelo al alba entre la imaginación y el dogma:

espadas de ingenio contra cañones de doctrina.

La primera yace herida tras el primer envite,

sangra ideas novedosas y desconocidas;

mas se levanta orgullosa sorteando obuses,

desafiando al duelista revivida, altanera.

¿Acaso triunfa el oscuro sueño? ¡No!

Me pellizco, luego existo.

No hay comentarios. Comentar. Más...

glaciar

hielo “indignado” que acampa en los valles reivindicando derechos geológicos milenarios.

No hay comentarios. Comentar. Más...

catarsis

“palabro” súper guay que sirve de inequívoca alerta. Si la escuchas a un no íntimo, asiente falsamente con la cabeza y dile: “¡Guau, qué pasada, cómo te envidio!”. Si la pronuncia un íntimo, revisa inmediatamente la categoría de íntimo rebajándola a amiguete o conocido.

No hay comentarios. Comentar. Más...

pluma

compartida por aves, edredones, escribas, cabareteras, boxeadores y gays. Cubre, abriga, expresa, insinúa, mide y revela, respectivamente. Ricas y variadas cualidades para algo tan liviano. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

tintorería

comercio que lava manchas y plancha arrugas ajenas, ocultando inconfesables secretos que la ropa guardará para siempre en sus hilos y paños.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Teología de la liberación

20110619015224-casaldaliga.jpeg

Surgió en Latinoamérica a finales de los años 60 del siglo pasado como respuesta a los desequilibrios sociales, políticos y económicos existentes en la mayoría de países de Sudamérica y Centroamérica. 

Lo fascinante de esta teología es su contemporaneidad. Siempre se ha criticado a la Iglesia católica por su anacronismo y lejanía de la realidad. Pues bien, la teología de la liberación es la respuesta pastoral al momento y lugar históricos en que surgió. 

Tras el aperturismo del Concilio Vaticano II y, sobre todo, con la proliferación de dictaduras militares en muchos países latinoamericanos que ahondaban en las inveteradas desigualdades sociales y económicas, algunos sacerdotes empezaron a tomar partido por los desfavorecidos, por los sin tierra, por los pobres, no sólo desde una vertiente evangélica, sino también desde una perspectiva social y política. Enseguida se les acusó de hacer política, peor aún, de seguir una doctrina marxista. Si bien muchos de sus postulados pueden ser tildados de marxistas, no había otros principios posibles a contraponer a los abusos de las oligarquías locales. 

Al principio se vio con buenos ojos esta teología desde Roma, pero pronto se estrechó el cerco sobre ella. El Papa Juan Pablo II ordenó al entonces cardenal Ratzinger - hoy Benedicto XVI - investigar y rebatir sus postulados desde la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. Muchos sacerdotes sufrieron las consecuencias del celo vaticano y otros tantos abandonaron la Iglesia católica. 

A finales del siglo XIX la respuesta del Papa León XIII a las tensiones sociales vividas por las explotadas masas obreras de la Revolución Industrial fue la encíclica Rerum Novarum, defensora de los derechos de los trabajadores y de los valores del socialismo utópico. Sin embargo, casi un siglo después, la respuesta a un movimiento renovador e igualitario surgido dentro de la propia Iglesia fue la mordaza y la excomunión.

No todo lo relacionado con esta teología es digno de alabanza, ya que algunos sacerdotes se adhirieron a la lucha armada o quisieron hacer más política que religión. Pero en general fue y sigue siendo un modo de entender el marco histórico intentando ayudar a los más débiles, dejando de lado cuestiones puramente religiosas para centrarse en los valores éticos y morales que permitieran liberar a esos desfavorecidos y dignificar su vida en la tierra, sin esperar a una hipotética salvación eterna en el más allá. En definitiva, se dedicaron a trabajar en el más acá.

Hay varios teólogos de la liberación con suficiente bibliografía para entender su doctrina (Boff, Restrepo, Tamayo...), aunque en ocasiones resulta farragoso y hasta aburrido. Por eso recomiendo la lectura del libro "Descalzo sobre la tierra roja. Vida del obispo Pedro Casaldáliga". Es una publicación breve y sumamente fácil de leer sobre la vida de este admirable claretiano que desde su obispado de Sao Felix do Araguaia en Brasil lleva cuarenta años luchando contra terratenientes, militares, oligarcas y curia vaticana. Leyendo sus logros y desventuras se percibe con claridad cuál es el fin último de la teología de la liberación: primero la persona y su dignidad, después ya vendrá la evangelización si se quiere. 

A todos los asesinados o represaliados por defender esta teología, mi más profunda admiración.

No hay comentarios. Comentar. Más...

cabina de teléfono

fósil paleotecnológico que todavía puebla algunas ciudades con su esqueleto herrumbroso y su estómago vacío de monedas. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

tensión sexual

cuando no puedes desabrochar el puto sujetador, cuyos cierres han sido ideados por célibes monjas de clausura y expertos en cajas de seguridad de bancos suizos.


Gente que da rabia

La gente que se despide, tras una reunión de trabajo, con un ridículo ¡hablamos, pues! ¿Y qué coño hemos estado haciendo durante las dos horas anteriores? ¿No hemos hablado de nada acaso? ¿No hemos llegado a ningún acuerdo? ¿No han quedado claros los compromisos contraídos por todas las partes reunidas? En fin, la puta mala costumbre de no mantener el pico cerrado y decir chorradas en lugar de guardar silencio y despedirse con un simple ¡hasta luego!

La gente que exclama ¡andaaa! con fingida sorpresa e interés. O son unos aburridos de cojones y cualquier pequeña cosa que les cuentes les parece súper apasionante, o bien son unos falsos refalsos y te hacen la rosca sin motivo.

La gente que te da la mano flácida al saludarte o despedirte. Vamos a ver, a eso se le llama apretón de manos; por consiguiente, se ofrece la mano en tensión y se aprieta la del otro con vigor. Algunos parece que te estén ofreciendo la polla y no la mano al saludarte. Esos idiotas deben tener las erecciones como sus patéticos saludos.

La gente que trufa sus conversaciones de términos en inglés que, encima, pronuncian como el culo. Suelen ser tan bocazas como analfabetos.

La gente que de forma permanente tiene babillas en las comisuras de los labios. Es tan desagradable que les incrustaría en la boca un aspirador de dentista para retirarlas al momento.

La gente que viste camisas de cuello y puños blancos. Por favor, guardadlas en el armario y, de paso, os metéis vosotros también.  Una bolita de alcanfor en la boca y otra en el culo y aguantad hasta que se pongan otra vez de moda.

La gente que habla muy, pero que muy flojito. ¿Sois de la CIA? ¿De alguna orden monástica con voto de silencio? Subid el volumen ¡joder! que no os escuchamos.

La gente que cuenta pequeñas pero evidentes mentiras innecesarias. Están locos y son bobos.

La gente que escupe en la calle. Al cerdo que arroja un salivazo a un árbol de la acera, éste debiera responderle con un “resinazo” en pleno jeto. Y al guarro que lanza un lapo desde la ventanilla del coche, el asfalto debiera devolvérselo con un “alquitranazo” en un ojo.

La gente que cuenta sus intimidades con exhibicionismo impúdico y bobalicón a todo cristo. Deberían sellarles la boca con cemento.

La gente que dice “…a mi persona” en lugar de “…a mí”. Vuelta al colegio, diez cursos de educación obligatoria y, sólo entonces, reinserción en la sociedad.

La gente que te suelta una barbaridad acompañada del ventajista “es que yo soy así de sincero. No voy a cambiar”. Pues bien, imbécil, lo que eres es un maleducado. Y si no cambias, más te valdría vivir entre bestias.

La gente que habla a los jefes de un modo y a los subordinados de otro. Degradación o paro para todos ellos.

La gente que…

¡Puto misántropo!


estanco

comercio en el que venden un montón de cajetillas que te pueden matar o dejarte impotente, cuya ganancia absorbe mayoritariamente Papa (Hipócrita) Estado.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Excel

juego de “Hundir la flota” para jugadores avanzados. Herramienta usada por las empresas hasta la saciedad. Si juntásemos todos los ficheros Excel generados en todas las empresas del mundo, llegaríamos sin duda alguna al infinito y más allá.

No hay comentarios. Comentar. Más...

La rebelión de las sombras (X)

Los cuerpos que dejaron ir a sus sombras han sido liberados, ya no deben vivir en campos de internamiento. En parte se les admira por su valiente decisión, aunque en general hay bastante recelo hacia ellos. No se entiende su elección y, aún menos, su resignación al haber sido internados. Parecen monjes que viven en otra dimensión, sin rechistar, sin pontificar, a lo suyo.

Las conversaciones mantenidas con ellos no ofrecen una respuesta concluyente sobre el motivo último de la decisión de deshacerse de sus sombras. Se infiere que las consideraban una especie de pecado original o portadoras de terribles culpas que deseaban olvidar. Es como si con ese acto de separación de sombra y cuerpo hubiesen purgado su conciencia, algo realmente extraño e incomprensible.

De todos modos, se les sigue muy de cerca y se les interroga frecuentemente con la esperanza de obtener mayor información. Curiosamente, han vuelto a sus hogares y se han mezclado con el resto de cuerpos con sombra sin problema alguno, como si nunca hubiese pasado nada. Ni siquiera se juntan de vez en cuando con sus ex compañeros de reclusión de la forma que hacían cuando estaban internados.

Respecto a las sombras, siguen sin aparecer. Se escuchan sus brumosos ecos de vez en cuando, pero no se muestran. Siguen ocultándose, aunque su presencia se deja notar. Los cuerpos han desarrollado una especie de sexto sentido que las detecta y muchos aseguran haber notado su presencia en más de una ocasión. Así pues, resulta evidente que han aprendido a vivir entre nosotros sin mostrarse.

De otra parte, los campos de internamiento están colapsados. Cada vez son recluidos más cuerpos sin sombra. Y a pesar de que el número de fallecidos no decrece, los ingresos aumentan en mayor proporción. Las sombras están huyendo de sus cuerpos en masa. Se calcula que una cuarta parte de la población ha perdido su sombra. Los números son catastróficos, estremecedores, apocalípticos.

¿Cómo se puede vivir sin saber si tu sombra te abandonará al instante siguiente, condenándote de este modo a una muerte segura en menos de 30 días? ¿Cómo se puede pedir a la población que mantenga la calma en estas circunstancias? ¿Cuánto tiempo nos queda? ¡¿Cuánto?!

No hay comentarios. Comentar. Más...

sidecar

cochimoto o moticoche que de tan ridículo chana un montón. ¿Dónde va el retrovisor derecho? Si va en la moto, ¿sirve de algo? Si va en el sidecar, ¿cómo diablos lo mira el conductor?

No hay comentarios. Comentar. Más...

sinopsis

texto liofilizado que muestra lo esencial. Ojalá pudiera hacerse también con las personas. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

antipatía

estado de humor de funcionarios de ventanilla, camareros y tías buenas. Los dos últimos muestran alguna brizna de simpatía ante el dinero (propina o cartera abultada); los primeros ni eso. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

La Gran Vía (Antonio López, 1974-1981)

20110624231705-gran-via.jpg

El célebre cuadro del pintor Antonio López es perfecto. No sólo por su realismo al reflejar la emblemática calle madrileña como si de una fotografía se tratase. También por su nivel de detalle y precisión. No en vano estuvo pintándolo durante cinco veranos seguidos, levantándose de madrugada para captar la primera luz del día y gozar de unos breves minutos de tranquilidad antes de que la Gran Vía luciese su bullicio habitual.

Lo cierto es que me hubiera gustado ser un jubilado insomne en 1975 y empezar mi día veraniego contemplando al pintor trabajando su obra. Excepto el madrugón, es un plan cojonudo: paseíto hasta el centro de Madrid con la agradable brisa y el silencio apenas roto del alba, admirar al maestro durante un rato y unas porras con chocolate entre lecturas de varios periódicos narrando los apasionantes acontecimientos de la época.

Lo que más me atrae del cuadro es su extraña realidad. Muestra el inicio de la Gran Vía desde la calle Alcalá hasta perder su perspectiva mucho más arriba, casi en Callao. Aunque algunos comercios han cambiado y muchos edificios han sido remozados, se reconoce perfectamente el lugar. Sin embargo, la ausencia de peatones y coches dota a la pintura de una irrealidad en aparente contradicción con el realismo de su estilo. Esa imposible Gran Vía vacía retrata una ciudad desnuda, una Madrid sin su agitación, sin sus gentes. Admirando el cuadro esperas que, en cualquier momento, surjan del óleo todas esas personas que pueblan habitualmente la Gran Vía y lo completen.

El autor está inmerso en la actualidad en el proyecto “Vuelo sobre la Gran Vía”, seis obras con perspectivas distintas sobre la Gran Vía y en diferentes horas del día.

Afortunadamente, el cuadro “Gran Vía” y otras muchas obras de Antonio López podrán ser contempladas en el Museo Thyssen de Madrid, en una exposición temporal, desde el 28 de junio hasta el 25 de septiembre. Yo no pienso perdérmela.

 


grano

volcán de pecados cuyas erupciones se deben a la lujuriosa adolescencia o a la golosa gula.

No hay comentarios. Comentar. Más...

antorcha

luz, mechero y aplique medieval. Hace tiempo que sólo se usa cada 4 años una versión cursi y de diseño para las Olimpiadas. Antes daba miedo, ahora da risa.




Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next