Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2011.

Real Madrid - Sporting de Gijón. 0-1 (Santiago Bernabéu, 2 de abril)

Sorprendente derrota y Liga a la basura. Cuando menos se esperaba, a pesar de las numerosas bajas, aconteció el tropiezo indeseado. No mereció perder, ya que el Sporting sólo dispuso de dos remates en todo el partido, pero tampoco mereció ganar claramente, como venía siendo habitual en casa esta temporada.

El partido fue espeso, de los peores jugados esta Liga como local. El juego no fluyó en ningún momento. La ausencia de Xabi Alonso se notó en demasía. Özil no estuvo especialmente afortunado y Granero no consiguió activar al equipo desde el centro del campo. De Lass y Khedira poco se podía esperar en cuanto a creación. 

El partido empezó encomendado a las acciones individuales de Di María, que se prodigó sin acierto abusando de los piscinazos. En seguida el partido se adormeció, hasta hacerse soporífero durante los primeros cuarenta y cinco minutos. Un remate de André Castro en jugada ensayada por parte del Sporting y un cabezazo de Khedira desviado por parte del Madrid. Pobrísima primera parte.

La segunda mitad pareció arrancar con más ímpetu, mayor posesión de balón del Madrid y el Sporting encerrado atrás. No obstante, las ocasiones no llegaban con claridad. Salió Higuaín, después de cuatro meses de baja, y tuvo una muy buena ocasión que estrelló en el meta rival. 

No se combinaba con claridad, Özil seguía desafortunado y Adebayor no aportaba ninguna solución. Seguía el Madrid embrollado en su juego cuando llegó el gol de De las Cuevas. Fue un mazazo, el partido se inclinaba hacia la portería del Sporting y éste se adelantaba de forma inesperada.

A partir del gol, ni una solución futbolística, sólo balones por arriba a Adebayor que no aprovechaban sus compañeros en segundas jugadas. Era un islote al que lanzar balones demasiado alejado del resto de atacantes madridistas. Aún así, el togolés dispuso de una ocasión inmejorable que marró lamentablemente. También hubo alguna otra bastante clara, fruto de la presión de los últimos minutos más que de jugadas elaboradas.

Una derrota de consecuencias desastrosas, que aleja definitivamente al Barça y obliga al Madrid a confiarlo todo en la Champions, que llega el martes con más urgencias que nunca. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

"¡Indignaos!", el librito-panfleto de Stéphane Hessel

20110404003441-indignaos.jpg

El librito del nonagenario francés está teniendo un éxito inmerecido, que refleja a las claras la mediocridad reinante.

¿Qué dice el libro? Nada, absolutamente nada interesante. Apenas 30 páginas de lugares comunes acerca de la indiferencia de los acomodados ciudadanos del primer mundo. Ni un diagnóstico mínimamente elaborado ni, por supuesto, el más pequeño atisbo de solución. Estamos ante una reflexión en voz alta de un hombre de 93 años, poco más. Sin embargo, se ha convertido en un éxito editorial con cerca de dos millones de ejemplares vendidos en Francia y publicación en otros veintitantos países.

Probablemente, lo único mínimamente interesante sean las notas del editor, que repasan la biografía del autor: pertenencia a la Resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial, su internamiento en campos de concentración y su participación en la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948. 

Así pues, nos encontramos ante un panfletillo que se lee en 30 minutos del que mucha gente se está haciendo eco. Es alucinante y, sobre todo, decepcionante que disfrute de este éxito. Muestra qué tipo de pensamiento se ha instalado en nuestras sociedades bienestantes, que adolece del más mínimo sentido crítico y prefiere ideas simplonas y fáciles de deglutir, especialmente si éstas son ideas de masas. 

Es ridículo y patético que alguno de esos lectores se haya podido conmover al leer este librito porque no dice nada. Ni siquiera se dan cuenta esos estúpidos "indignados" que con su actitud impostadamente vociferante ante lo que supuestamente denuncia Hessel, se convierten en lo que el autor denuncia con respecto a la indiferencia de los jóvenes: idiotas fácilmente manipulables por los "mass media". 

A mí sí que me ha indignado la repercusión del libro "¡Indignaos!". Pero no con el autor o el editor, que estarán recogiendo los frutos de su apuesta - el primero en forma de vanidad en las postrimerías de su vida y el segundo en forma de pingües beneficios - y de la que me alegro en ambos casos, sino con los lectores que se hayan sentido repentinamente indignados. Si necesitaban esta lectura para súbitamente descubrir motivos de indignación, significa que en algún momento de sus vidas fueron lobotomizados y nunca jamás dispondrán del más mínimo buen juicio para nada.

Y después nos preguntamos por qué tenemos los políticos que tenemos, por qué sufrimos la televisión que sufrimos y por qué suceden las cosas que suceden. Sencillamente porque un librito como el de Hessel tiene el éxito que tiene. Es el paradigma perfecto de nuestra sociedad: producto fácil de consumir y autocomplaciente para ciudadanos intelectualmente castrados. 


Real Madrid - Tottenham. 4-0 (Santiago Bernabéu, 5 de abril)

Partido soñado con excelente resultado. Eliminatoria casi sentenciada sin apenas coste para el Madrid. Más fácil imposible. Sin embargo, no tengo la sensación de que fuese un gran partido. 

El inicio fue fulgurante: dos disparos de Cristiano Ronaldo, uno de Di María y el gol de Adebayor en un remate de cabeza tras un lanzamiento de corner. Todo en cinco minutos. Además, antes del cuarto de hora, Crouch enloqueció y el árbitro le expulsó por cometer dos faltas a destiempo. ¿Riguroso? Quizás. Sobre todo, en un arbitraje europeo. En cualquier caso, el larguilucho inglés fue bobo.

A partir de entonces el partido cambió. Todo parecía ponerse de cara para el equipo blanco, pero no supo jugar contra diez durante la primera parte. Dispuso de alguna otra ocasión, pero su juego se atascó convirtiéndose en previsible y obcecándose todos en penetrar por el centro. 

Özil estaba desaparecido, Khedira sobraba, Di María y Cristiano se enredaban en jugadas individuales, así que el único que mostraba algo de claridad era Marcelo entrando por su banda. El resto fue un previsible y anodino juego sin ritmo.

El Tottenham se limitó a defender. Únicamente dispuso de dos salidas de Bale, la gran esperanza de los Spurs, ambas por gentileza del contumaz y tontísimo Sergio Ramos, que calculó mal en la primera concediendo la única ocasión del equipo visitante durante el partido, y fue a presionar alocadamente en el área rival en la segunda provocando la tarjeta de Pepe - tan bobo y descontrolado como el lateral - que no podrá jugar el partido de vuelta.

Afortunadamente la segunda mitad ofreció otro panorama con el Madrid volcado y la circulación de balón más rápida. La presión era cada vez más agobiante y más adelantada, por lo que la recuperación de pelota se lograba a 30 - 40 metros de la portería de Gomes. En esta labor resultó fundamental por enésima vez Xabi Alonso. Virgencita, virgencita, que no se lesione Xabi. 

Los goles fueron goteando por pura lógica, no cabía esperar otro desenlace. El segundo gracias a otro cabezazo de Adebayor a buen centro de Marcelo. Cuando todos empezábamos a sospechar del rendimiento del togolés, éste ha respondido con dos goles. Bien, gracias; pero ha de hacer más. El tercero se lo inventó Di María con un chutazo a la escuadra desde el pico del área: recorte y misil colocado, un bello tanto. Y el cuarto fue obra de Cristiano Ronaldo de buena volea a pase de Kaká, el sorprendente invitado de la noche. ¿Por qué juega este prejubilado? 

Necesitaba el Madrid una victoria como ésta en un partido de esta importancia. La semana que viene deberá sentenciar en Londres y minimizar los posibles daños colaterales que puedan surgir ante la previsible semifinal ante el Barcelona.

No hay comentarios. Comentar. Más...

tartamudo

incomprendido “dj” del habla que convierte en adivinanzas sus frases antes de acabarlas.

No hay comentarios. Comentar. Más...

caspa

confeti capilar que cariñoso se adhiere a los hombros, pero que en realidad se está chivando.

No hay comentarios. Comentar. Más...

queso

release 2.0 de la leche que confirma con su sabor las sospechas levantadas por su olor. Tiene tantas variedades que uno piensa que la vaca tiene centenares de tetillas en lugar de cuatro. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

mediocre

indigente intelectual cuya incompetencia y pusilanimidad acaba pudriendo todo lo que le rodea. Tenerlos a tu lado asquea, por debajo desespera y por encima desquicia. Se pueden contar con los dedos de un millón de manos.

No hay comentarios. Comentar. Más...

La rebelión de las sombras (VII)

Apenas se asoman las sombras. Es como si se hubiesen esfumado ante la amenaza de los dibujos animados. Han desaparecido por completo de las ciudades, únicamente se ve alguna en pequeñas poblaciones o en el campo. Se desconoce su paradero, más aún sus escondites, que se presupone son los mismos donde tienen a los cuerpos sin sombra secuestrados cumpliendo la función de baterías.

Sorprendentemente quien se ha mostrado por fin es Moonlight. No es una sombra común, es mayor a cualquier otra vista hasta ahora. Además, no se proyecta sobre ninguna superficie como el resto, sino que se mueve con absoluta libertad por donde quiere, flotando en el aire a una considerable altura. Más parece una oscura nube que una sombra. Es inmune a los dibujos animados; de hecho, juega con ellos en lo que parece una desafiante burla.

En realidad no parece una sombra, es más bien un fantasma gigante enlutado. Todo el mundo se pregunta de quién será semejante sombra, a qué cuerpo habrá pertenecido. Nadie es capaz de aventurar un nombre mínimamente creíble. Historiadores, científicos y hasta esotéricos han sido consultados sin obtener respuesta al enigma Moonlight.

No sólo se ha presentado en sociedad, también se ha comunicado. Con voz ronca y profunda, recogida de los ecos de algún tenor, ha dicho “A quien buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”, para soltar inmediatamente después una atronadora carcajada que estremece. Lo ha repetido en varias ocasiones, sin añadir nada más. Seguramente se trate de una broma. En cualquier caso, seguimos sin saber absolutamente nada de sus verdaderas intenciones. ¿Qué demonios quieren las sombras? ¿Por qué ha aparecido ahora Moonlight? Esta calma tensa no es un buen presagio.

No hay comentarios. Comentar. Más...

chirimoya

granada incruenta que al explotar libera su dulcísima pulpa y sus enormes pepitas a modo de metralla, que impiden que te la comas a grandes bocados.


abuso

indecente agresión a tu dignidad si lo padeces; justificable e inevitable acción si lo cometes. El peor de todos, no obstante, es el silente espectador que mira hacia otro lado cuando sucede. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

vicio

pasión compulsiva absolutamente subjetiva, que cada cual categoriza y tipifica a su conveniencia. El vicioso está muy mal visto, pero la mayoría desearía imitarle; sin embargo, el virtuoso es alabado unánimemente, pero nadie quiere imitarle. ¿Paradójico? En absoluto, es el paradigma de la hipocresía, gran motor de nuestro mundo.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Parábola del niño santo y un pelín cabroncete de Emaús

Hallábase el niño santo de Emaús correteando por el camino que llevaba a Jerusalén, cuando de repente se cruzó con un viejo harapiento apenas sostenido por un bastón. El anciano extrajo una bolsa sucia y raída de debajo del sudado blusón y le gritó al niño santo de Emaús: “¡Niño! ¿Quieres un poco de mirra? Es de la buena”. A lo que éste respondió: “No, gracias, señor. Soy celíaco”. El viejo, sorprendido, le inquirió: “Pero vamos a ver niñito, la mirra no tiene gluten”. “Ya, ya, pero es que no sé qué es la mirra; así que no la quiero”, insistió el niño santo de Emaús. “¿No sabes lo que es la mirra? ¿No serás acaso el Mesías?”, exclamó sorprendido el anciano, continuando con una retahíla de rezos y balbuceos incomprensibles.

El niño santo de Emaús interrumpió al viejito para preguntarle: “¿Quién es ese Mesías?”. El viejo, visiblemente alterado, se arrodilló y besó los pies del niño santo de Emaús: “¡Alabado seas! ¡Sea bienvenida tu gracia! ¡Dame una orden y te obedeceré! ¡Dame cien y las cumpliré!”.

El niño santo de Emaús, francamente alucinado, le dijo a su repentino siervo: “Eeeeh, vamos a ver…¡Cómete un poco de esa mirra que llevas!”. El anciano abrió los ojos con asombro, cogió un pellizco de mirra, se la metió en la boca y tras ensalivarla con mucho esfuerzo se la tragó. “¡Ya está! ¿Qué más quieres que haga? ¡Alabado seas! ¡El Mesías ha sido enviado por el Señor!”. Entonces el niño santo de Emaús, conteniendo la risa a duras penas, ordenó al viejito: “Parte hacia Arimatea y que coman de tu mirra todos los hombres y mujeres hambrientos”. “¡Así será!”, exclamó con júbilo el harapiento anciano. El niño santo de Emaús continuó su camino jugueteando con una piedrecita, que chutaba primero con un pie y después con el otro, entre carcajada y carcajada recordando su extraño encuentro.

A los pocos días, llegó a Emaús la noticia de que en Arimatea había enfermado gran parte de la población. Padecían terribles dolores de barriga, vómitos e hinchazón abdominal. Ninguno sanaba y algunos ya habían fallecido. Se acusaba a un harapiento anciano de haberlos envenenado. El niño santo de Emaús pensó: “¡Ups! ¿Me habrá hecho caso aquel viejito y se habrán comido en Arimatea esa asquerosidad que ni me acuerdo cómo se llamaba?”. Así que decidió marchar hacia Arimatea y comprobarlo él mismo.

Al llegar a las afueras de la ciudad, un hediondo olor a resina regurgitada inundaba todo el valle. A medida que se adentraba en Arimatea, hombres y mujeres yacían en el suelo encorvados, sufriendo arcadas ininterrumpidamente y bramando de dolor. En un hueco de la muralla vio una bolsa sucia, raída y vacía, que le resultó familiar. El niño santo de Emaús se dio la vuelta, gimoteó para sí “¡Joé, la he liado parda!” y volvió a Emaús.

Enseñanza bíblica: Los ricos habitantes de Arimatea fueron castigados con la ira de Dios por su glotonería y codicia desmesuradas.

Enseñanza apócrifa: No se debe dejar que un niño dé órdenes, ni siquiera a un pobre viejo orate. Y aún menos cuando hay mirra de por medio.

No hay comentarios. Comentar. Más...

analfabeto

alfabeto del culo; o sea, tonto del culo.

No hay comentarios. Comentar. Más...

urólogo

minero recto-genital que además de guantes debería llevar protección en los ojos y en la nariz. Si hay alguno de vocación, mejor sería encerrarlo. Si alguna es mujer, tampoco nos precipitemos encerrándola, valoremos primero todas sus cualidades.

No hay comentarios. Comentar. Más...

aeropuerto

fascinante intercambiador de ciudades del que sales de una de ellas por uno de sus fingers para entrar al poco tiempo en otra ciudad diferente por otro de esos asombrosos fingers.


Real Madrid - Barcelona. 1-1 (Santiago Bernabéu, 16 de abril)

El partido que no valía para nada finalmente no valió para nada. La Liga estaba sentenciada. ¿Qué quedaba por ver? Como mucho la tendencia que seguirá la sucesión de enfrentamientos inminente.

El Barcelona podrá decir que jugó un partido relativamente cómodo, en el que dispuso mayoritariamente de la posesión del balón y en el que daba la sensación que si apretaba podía hacer daño a su rival. Por su parte, el Madrid se acogerá a la tan manida épica que le caracteriza, ya que consiguió empatar con un jugador menos y, sobre todo, no salió derrotado de un enfrentamiento con el Barça tras una serie desastrosa en los últimos años. En definitiva, aunque el Barcelona sale ligeramente beneficiado moralmente del choque, no ha asestado un primer golpe de knock out. El Madrid lo sabe y se mantiene de pie en la lona a la espera de la final de Copa.

En cuanto a polémica arbitral, también hubo ración por cada bando: penalti no señalado a Villa y expulsión perdonada a Dani Alves. Y sin apenas jugarse nada. En los próximos tres partidos los árbitros deberán hilar muy fino. Aún así se escribirán ríos de tinta sobre quién salió beneficiado y quién perjudicado, y nunca nos pondremos de acuerdo. Vamos, lo de siempre.

El Madrid salió con un trivote en el centro del campo para cubrirse, muy echado hacia atrás y sólo a la espera de poder salir en un contraataque para sorprender al Barça. Pepe jugó de mediocentro. Incomprensiblemente salió indemne en cuanto a tarjetas, pero hizo un muy buen partido en esa posición. Consiguió barrer muchos balones y cortar el juego de entrelíneas del contrincante, sobre todo en la primera parte.

El Barcelona quedó desconectado durante esos primeros 45 minutos. Tenía la pelota, pero no hacía ningún peligro, ni daba la sensación de poder crearlo. Su juego era bastante insulso. Únicamente Messi dispuso de dos ocasiones que salvó Casillas con solvencia. Por su parte, el Madrid no se avergonzó de salir a cerrarse en su propio estadio y tuvo sus pocas ocasiones en algún corner y en alguna recuperación en campo rival. No obstante, las tablas al descanso eran un resultado justo.

La reanudación cambió el ritmo cansino del partido. El Madrid salió más enchufado. Un lanzamiento directo de falta de Cristiano Ronaldo se estrelló en el palo. Los corners volvían a llevar peligro sobre el área barcelonista. Sin embargo, en seguida se adelantó el Barça de penalti - transformado por Messi - tras un grave error de Albiol, que además fue justamente expulsado. Parecía todo perdido con casi toda la segunda parte por delante. Los cambios de Mourinho olían a la final de Copa más que a intentar remontar el partido, puesto que retiró a Xabi Alonso. El Barça empezó a hacer su habitual rondo esperando desgastar a su rival y se encomendó a algún pase al hueco de Xavi y a las arrancadas de Messi. Tampoco se exigió mucho el Barça, se limitó a esperar. Y en esas empato el Madrid, también de penalti, anotado por el delantero portugués. Los últimos minutos fueron un poco más abiertos y el partido adquirió pinta de clásico. Ambos dispusieron de alguna otra ocasión: Xavi y Villa por el Barça, Khedira por el Madrid. Pero no se desmelenaron. Se guardaron lo mejor para lo que nos viene encima, que es muchísimo.

Mourinho usó este partido de banco de pruebas para la apasionante final de Copa. No le importó lo más mínimo salir a defender y conceder la posesión al Barça, confiando en aburrir a su rival y sorprenderlo a la contra. Estoy seguro de que el entrenador portugués piensa que si consigue adelantarse en el marcador ganará la final. Para ello las líneas han de estar muy juntas y la defensa cerca de la portería para evitar los pases al hueco del Barça. Así jugó y así jugará el miércoles en Mestalla, protegiéndose en defensa y confiando en algún fulgurante ataque cuando el Barça pueda descuidarse o cometer un error en campo propio. El duelo de Copa enfrentará al Ali-Barça contra el Foreman-Madrid. Mantenerse fuerte sobre la lona, cubriéndose de los sutiles golpes a la espera de ver bajar la guardia al aburrido rival y asestarle un gancho al mentón que lo tumbe pata levantar el cinturón de campeón en forma de Copa. ¡Menudo partidazo! 

No hay comentarios. Comentar. Más...

La rebelión de las sombras (VIII)

Han transcurrido tres días desde que Moonlight se mostrase. Desde entonces no se ha vuelto a ver a ninguna sombra. La impaciencia se está tornando en temor poco a poco. Hace muchas semanas que comenzó la rebelión de las sombras y, más allá de los secuestros de cuerpos sin sombra y algunos mensajes equívocos, las sombras no han realizado ninguna otra acción hostil contra los cuerpos. Han sido estos últimos los que han cometido las peores fechorías: creación de campos de internamiento y pogromos indiscriminados contra los cuerpos sin sombra.

Todos nos preguntamos cuál será el siguiente acto. Qué escenario nos espera cuando vuelvan a mostrarse las sombras. Hay un convencimiento generalizado de que algo nuevo ocurrirá. La incertidumbre es terrible. No hay peor temor que el sufrido ante lo desconocido. ¿Qué harán las sombras a su vuelta? Y lo que es aún más inquietante: ¿qué serán capaces de hacer?

Realmente, se desconocen las capacidades de las sombras. Más allá de su voluntad, que también resulta una incógnita, lo que realmente desasosiega es no tener la más mínima idea del alcance de sus "poderes", no saber ante qué nos estamos enfrentando, si podremos oponerles resistencia o, por el contrario, quedaremos inermes a sus designios. 

Los cuerpos, que han estado años y años ensimismados viviendo en la más absoluta inopia de conocimientos y saberes, de repente quieren respuestas. Sólo cuando han visto su futuro peligrar han despertado. Únicamente cuando su rutina adocenada de color de rosa puede llegar a su fin han levantado la cabeza y han preguntado qué sucede a su alrededor. Al menos, hemos de agradecer a las sombras que hayan despertado la conciencia de los cuerpos. 

En este contexto ¡cómo no! están proliferando los agoreros, que aprovechan la debilidad de la mayoría para explotar los temores acuciantes y las supersticiones inveteradas en provecho propio. Estos predicadores del miedo se ofrecen por doquier a quien quiera escucharlos. Cada vez tienen más estúpidos seguidores. Del mismo modo, los centros de culto vuelven a estar llenos. La gente quiere asegurarse un fatuo consuelo con el placebo religioso.

De todos modos, nada de esto servirá a todos estos buscadores de edulcoradas respuestas. Las sombras volverán y seguirán su propia voluntad. Sólo cabe esperar que esta voluntad pueda ser conjugable con la de los cuerpos, porque de otro modo estamos abocados a un enfrentamiento de consecuencias imprevistas. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Real Madrid - Barcelona. 1-0 (Mestalla, 20 de abril)

Más que merecido título de Copa para el Madrid. Por su trayectoria en la competición y por su buen trabajo en la final. A pesar de tratarse de una final igualada, el triunfo final fue para el que más méritos hizo. Una trabajada victoria a los puntos.

La alineación inicial blanca apenas sorprendió, aunque no había un delantero centro. En el medio campo los mismos tres que en el partido de Liga. Y en defensa Sergio Ramos en el centro, donde mejor desarrolla sus cualidades.

El partido empezó intenso, con los jugadores acelerados protestando todas las acciones. El árbitro mantuvo los nervios y no se cargó la final. El Madrid jugó mucho más adelantado de lo esperado, presionando arriba e incomodando el juego del Barça. Su primera parte fue extraordinaria al conseguir que el Barcelona no creará ni una sola ocasión. Ninguna llegada con el más mínimo peligro del equipo culé. Increíble trabajo defensivo del Madrid. Pepe estuvo otra vez excepcional en el medio centro. Carvalho adelantándose a todos los balones. Sergio Ramos sobrio y seguro por alto. Arbeloa con la seriedad acostumbrada. Todos presionando y cerrando espacios. Una demostración de equipo sólido y trabajado. Sin duda, gran parte del mérito es del entrenador. Con otro técnico esta final no se hubiese ganado. Chapeau para Mourinho.

En ataque el Madrid dispuso de dos contras de Cristiano Ronaldo, un disparo de Özil y un remate al palo de Pepe. No fue un aluvión atacante, ya que la posesión fue mayoritariamente para el Barça, pero el peligro llegó de parte madridista. Al descanso mereció llegar por delante.

La segunda parte cambió radicalmente. El Barça impuso su ritmo y el Madrid se echó atrás. Por momentos pareció estar desarbolado y que el gol barcelonista podría llegar en cualquier momento. Messi con un disparo desde fuera del área, Pedro con un balón picado y, sobre todo, Iniesta con un remate ajustado estuvieron a punto de abrir el marcador y acercar la Copa a Barcelona, pero en las tres ocasiones estuvo Iker excepcional. El Madrid sólo respondió al final de los noventa minutos reglamentarios con un disparo de Di María al que respondió Pinto con agilidad, y que anunció lo que sucedería en la prórroga.

El equipo merengue siguió concentrado y compacto durante el tiempo extra en el que volvió a no conceder ni una sola ocasión a su rival, lo cual tiene un mérito extraordinario dada la talla de éste.

El gol llegó tras una pared por la izquierda entre Marcelo y Di María, que centró con precisión a Cristiano Ronaldo para que rematase de forma inapelable con la cabeza logrando el tanto de la victoria. Un gol que vale un título. Un gol que, además, quita un complejo reciente absolutamente necesario para los jugadores, los aficionados y el club. A partir de entonces un Madrid súper ordenado y un Barça sin respuesta. El delantero portugués tuvo otra ocasión en una contra en la que demostró su impresionante potencia. Se le fichó para ganar títulos y ha sido decisivo en éste. Del mismo modo se contrató a Mourinho y ha cumplido al lograr la Copa. Esperemos que sea el primero de una serie de títulos, ya que hay equipo y jugadores para ello.

No hay comentarios. Comentar. Más...

armario

jaula de ropa, cosas y demás objetos almacenables, que muestra la verdadera naturaleza de su dueño: ordenado, hortera, guarro, loco…

No hay comentarios. Comentar. Más...

postal

carta de bolsillo que suple la ausencia de texto con una foto del lugar aburridamente típica o escandalosamente hortera. Su contenido es tan poco personal que se envía desnuda.

No hay comentarios. Comentar. Más...

IKEA

laberinto de muebles disfrazado de supermercado que vende productos desmembrados en forma de pasatiempo. Dicen que es barato, ¡no te jode! ¿Cuál es el coste de oportunidad del montaje?

No hay comentarios. Comentar. Más...

La rebelión de las sombras (IX)

No sabemos si por la desaparición voluntaria de las sombras o por algún otro motivo, pero los focos se han centrado últimamente en los cuerpos sin sombra. Se han identificado casos de cuerpos sin sombra que sobreviven mucho más allá de los treinta días que como máximo se había establecido por las autoridades médicas.

Tras analizar algunos de estos casos y en las entrevistas que se han mantenido con ellos, se ha averiguado que estos casos no son tan excepcionales como se creía en un primer momento. Independientemente del tiempo que lleven sobreviviendo sin sombra, si están internados en un campo o malviven escondidos en libertad, todos ellos, absolutamente todos ellos tienen un denominador común: sus sombras no se escaparon, fueron ellos los que las liberaron. Incluso se desprendieron voluntariamente de ellas, echándolas de su lado.

Cuesta comprender los motivos que tuvieron para deshacerse de ellas. Más aún teniendo en cuenta que a priori suponía una pena de muerte inminente, además de un internamiento casi seguro. La primera respuesta que se conjeturó fue la obvia: se trata de infelices suicidas. Sin embargo, al cuestionarles al respecto la gran mayoría negaron dicha intención. Sencillamente, "trataban de ser libres", dijeron con aplomo y convencimiento.

Realmente, estos cuerpos sin sombra por voluntad propia son un misterio asombroso. ¿Qué quieren decir con eso de ser libres? ¿Libres de su sombra? ¿Por qué? No se ha obtenido respuesta alguna, únicamente un lacónico y enigmático "no lo entendéis..."

¿Serán seres superiores estos cuerpos sin sombra? ¿O simples orates? En cualquier caso, se está haciendo un seguimiento exhaustivo de todos ellos en los campos de internamiento. Su comportamiento es muy diferente al del resto de cuerpos sin sombra. Los primeros no actúan como condenados resignados y solitarios, sino que viven felices y en comunidad. Tratan de hacer su vida en el campo lo más provechosa y lúdica posible. Además, respetan las normas con escrupulosidad, sin causar el más mínimo problema. Eso sí, no se relacionan con el resto de cuerpos sin sombra ensimismados que deambulan a su alrededor con el terror en la cara día y noche.

¿Y las sombras? Las sombras siguen en la sombra, ese lugar oscuro e inabarcable al que cuesta mirar de frente y que tan pronto nos desvela por la noche como nos estremece durante la vigilia: el miedo, el pavoroso miedo a lo desconocido. Un miedo físico, un miedo real, un miedo inconmensurable y helador.

No hay comentarios. Comentar. Más...

discusión

contraposición más o menos apasionada de diferentes opiniones sobre un determinado asunto entre dos o más interlocutores. Una buena oportunidad de aprender, si los discutidores son inteligentes, o una enorme pérdida de tiempo si son estúpidos. Ingredientes para una discusión exitosa: cultura, ingenio e interés. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

huevos estrellados

inversión espacio-temporal de los huevos fritos con chistorra y patatas de toda la vida, en el que se muestra en el plato lo que supuestamente ya debiera estar en ese momento y con ese aspecto en el estómago. En definitiva, la versión culinaria y cañí de la película "Regreso al futuro". 

No hay comentarios. Comentar. Más...

alma

si existe, que no lo creo, su peso es de 21 gramos. Ciertamente, muy poco peso para tan magna e inmortal sustancia. Cualquiera de mis sueños pesa más de 21 gramos. El cerebro, lo más parecido al alma, pesa casi un kilo y medio. ¿Por qué pesa tan poco el alma, pues? Porque lo que no existe es tan liviano que su peso es no más una exhalación. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Real Madrid - Barcelona. 0-2 (Santiago Bernabéu, 27 de abril)

Messi ganó un partido que el Madrid no quiso ganar y que el árbitro sirvió en bandeja al Barcelona. El Madrid hizo poco o nada con 11 y con 10. El Barça hizo poco más. Sin Messi el partido hubiese acabado 0 - 0 (dos bocas abiertas, dos bostezos, como describe socarronamente Eduardo Galeano).

El Madrid salió medroso, echado atrás, esperando coger una contra que nunca llegó. Al contrario de lo que pontificó el entrenador barcelonista en la víspera, sin la agresividad exageradamente denunciada de los dos enfrentamientos anteriores. No creó una sola ocasión clara durante los noventa minutos, a pesar de jugar en casa. Demasiado poco para un equipo con una plantilla lujosa y carísima. En la segunda parte presionó más arriba, pero el árbitro se encargó de apuntillar la pobre apuesta blanca. 

El Barcelona apenas jugó exigido. Se dedicó a manosear el balón sin profundidad y sin complejos, manteniendo su estilo. La ausencia de Iniesta se notó. La circulación de balón culé no era lo fluida, rápida y peligrosa que nos tiene acostumbrados. Su propuesta, aunque excusada en su papel de visitante, no deslumbró. Se hablará de la victoria del estilo de toque barcelonista, pero en realidad quien ganó el partido y casi la eliminatoria fue Messi, primero buscando el hueco justo para rematar con astucia un buen centro de Affelay y después sentenciar con una jugada personal en la que desnudó a la defensa blanca con su descomunal clase. Aparte de la elevada posesión habitual y del genio de Messi, el Barça se dedicó a fingir faltas y agresiones de forma lamentable: Busquets, Pedro y Dani Alves adolecieron de una falta de deportividad irritante. O todos moros o todos cristianos, Pep. No se puede ir de virgencita y a la vez follarse a todo cristo. O una cosa o la otra.

¿Y ahora qué? Pues a esperar un improbable milagro en la vuelta con las importantes bajas de Sergio Ramos (merecida) y Pepe (inmerecida). Pero, sobre todo, a reflexionar Mourinho y sus ayudantes sobre su planteamiento futbolístico, más allá de patalear a la UEFA por el arbitraje. El Madrid hizo un partido paupérrimo basado en el mismo plan temeroso y ruin usado en Liga, pero esta vez el resultado no sirve de coartada. Ni siquiera el arbitraje, por mucho que se hable de ello con razón. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

La leyenda de San Jorge (versión gay)

Hallábase San Jorge en una monta de yeguas cuando fue alertado que la siguiente ofrenda al insaciable dragón no sería una de las jóvenes doncellas campesinas, sino un caballero de tan reconocida hidalguía como amaneramiento: su chulazo Adolfo.

San Jorge empezó a gritar histérico "¡Mi Ado no, mi Ado no!" Presa de un ataque de nervios, golpeó a sus siervos y al resto de caballeros que le acompañaban en la monta. Hubo de ser maniatado y calmado con viejos remedios de brujas. Al tercer día despertó y consiguió deshacerse de sus ataduras. Montó su caballo y partió de vuelta a casa. 

Al llegar a los confines de su condado, centenares de personas huían despavoridas hacia las cuevas abandonadas del valle. Les preguntó qué sucedía y todos respondían lo mismo: ¡la bestia ha vuelto! ¡Ha vuelto más fiera y hambrienta que nunca!

Cerca de las murallas gritó: ¡abrid, el señor del castillo ha llegado! Entró y en el patio de armas encontró decenas de cuerpos ensangrentados y abrasados. El olor a carne quemada y los gritos de pánico embriagaban los sentidos. Allí, frente al temible dragón lanzando llamaradas por su enorme boca, se encontraba Adolfo envuelto en sedas y perfumado, con su aspecto frágil y afeminado acentuado por el miedo a la bestia.

San Jorge frenó su espectacular corcel roano, que levantó las patas delanteras desafiante, y se dispuso a hacer frente al dragón. Su armadura brillaba llena de ornamentos labrados por los mejores orfebres y su yelmo estaba coronado por un morrión con un enorme plumaje color esmeralda. Miró a Adolfo, le guiñó un ojo y cabalgó hacia la muerte con su lanza fuertemente prendida. Segundos después el dragón yacía inerte sobre la arena y San Jorge permanecía erguido y orgulloso sobre un enorme charco de sangre. Adolfo se abalanzó sobre él y San Jorge lo cogió en volandas. El caballero y la reinona se abrazaron largamente. 

Dicen que del charco de sangre brotaron rosas. En realidad, fue Adolfo quien siendo un gran aficionado a la jardinería plantó unos rosales en el patio. Y así, entre rosas y montas, vivieron felices y comieron...bueno, lo que (se) comieron es cosa de ellos, pero seguramente no se trataba de perdices.

No hay comentarios. Comentar. Más...



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next