eufemismo de crisis usado por gobernantes de todo pelaje, que se diferencia de ésta en su carácter pasajero. Afortunadamente apenas llevamos cinco años en su pasajera compañía.