complemento para súper héroes, carnavales y disfraces en general. Actúa a modo de perfecto visillo para la timidez y el cotilleo. Ocultarse tras él atenúa el sentido del ridículo. Asomarse a través de él satisface el morboso voyeurismo