papelito pegajoso y habitualmente fosforescente en el que se anota información que jamás será leída o consultada. Es una especie de consigna de olvidos: el ataúd perfecto para todo aquello que queda pendiente pero no apetece acometer. Si no quieres hacer algo, escríbelo en uno de esos ridículos papelitos.