caldo de la Tierra, normalmente de pescado, más o menos salado y con más o menos tropezones según la zona. Los envasados en complejos turísticos saben a plástico. Los costeros tienen demasiados aditivos químicos. Así que ninguno está tan rico como el de la madre: la madre naturaleza.