minarete desde cuya altura el controlador aéreo convoca cada verano su dichosa huelga para joder a los viajeros, que alzan temerosos sus oraciones para poder disfrutar de las vacaciones planificadas con sueldos hasta diez veces menores que los de los controladores.