Tres snobs visitan la nueva colección de Jetinsky en el MCAM (Museo Coconut de Arte Moderno). Se detienen a admirar la obra estrella de la exposición: el cuadro “Punto negro sobre lienzo blanco”.

Sr. Snob: ¡Es fantástico, absolutamente fantástico!

Sra. Snob: Su mejor obra, sin duda.

Srta. Snob: ¡Oh-la-la!

Sr. Snob: Es cautivador. Cómo consigue conceptualizar todo su arte con esa sencillez. Tanta belleza, tanta emoción, tanta genialidad…¡Lo adoro!

Srta. Snob: ¡Oh-la-la! ¡Jetinsky mon amour, je t’aime!

Sra. Snob: ¡Magnífico! ¡Extraordinario! ¡¡¡Total!!!

Sr. Snob: En mi opinión el arte es un eructo, un pedete: una fugaz inspiración exhalada. Y Jetinsky su mayor exponente.

Srta. Snob: ¡Je, je! ¡Ji, ji! Un pedete, dices. ¡Je, je! ¡Ji, ji! ¡Cómo eres! Pues entonces me encanta el culete de Jetinsky.

Sra. Snob: ¡Qué vulgaridad! Los artistas pintan con el alma, no con el culo.

Sr. Snob: Te equivocas, querida, los artistas pintan con todo. El sentimiento es todo: alma, dedos, inspiración, culo…¡todo!

Srta. Snob: ¡Je, je! ¡Ji, ji!

El vigilante de la sala, harto de las estupideces de los tres snobs, activa la palanca y el suelo se abre debajo de los seis pies que sostienen a los tres gilipollas, que caen al foso de snobs, prácticamente lleno, ya que son las 12:00h. y el museo ya lleva dos horas abierto.