granada incruenta que al explotar libera su dulcísima pulpa y sus enormes pepitas a modo de metralla, que impiden que te la comas a grandes bocados.