indecente agresión a tu dignidad si lo padeces; justificable e inevitable acción si lo cometes. El peor de todos, no obstante, es el silente espectador que mira hacia otro lado cuando sucede.