el Fred Astaire de la geometría. Dibuja los círculos más perfectos apenas sostenido por uno de sus puntiagudos pies. Una y otra y otra vez, sin desmayo, sin error. La belleza de sus giros queda reflejada en la huella de sus trazos.