ojos del ayuntamiento que iluminan la intimidad de los felices borrachines, de los perritos meones y de las parejas besuconas. Sus parpadeos son laaargos y pesados, su mirada fija y tonta, y su luz ictérica y mortecina.