palabro por el que ha hecho mucho más Juan Luis Guerra con su canción que miles de años de ictericia.