cosica que da al mirar p’abajo desde las alturas. Quien no lo padece es ciego o imbécil. Aplica a acantilados, puentes, norias, telesillas, trampolines y demás obras de ingeniería o entretenimiento pensadas para aves, no para personas de natural poco osadas.