magnesia para el culo que se utilizaba prolíjamente hace años para el cuidado e higiene de los bebés como si fuésemos pequeños gimnastas de la URSS. Siempre me pareció una guarrada. Afortunadamente, en la actualidad los pediatras desaconsejan su uso. No sé si por cuestiones médicas o por traumas de la infancia.