estado de humor de funcionarios de ventanilla, camareros y tías buenas. Los dos últimos muestran alguna brizna de simpatía ante el dinero (propina o cartera abultada); los primeros ni eso.