inversión espacio-temporal de los huevos fritos con chistorra y patatas de toda la vida, en el que se muestra en el plato lo que supuestamente ya debiera estar en ese momento y con ese aspecto en el estómago. En definitiva, la versión culinaria y cañí de la película "Regreso al futuro".