contraposición más o menos apasionada de diferentes opiniones sobre un determinado asunto entre dos o más interlocutores. Una buena oportunidad de aprender, si los discutidores son inteligentes, o una enorme pérdida de tiempo si son estúpidos. Ingredientes para una discusión exitosa: cultura, ingenio e interés.