posición de firmes del miniyo provocada por una mujer, un hombre o algo peor. También sucede porque sí, sin motivo aparente; simplemente porque la polla es algo vanidosa y quiere mostrarse en toda su magnificencia.