el mejor amigo del hombre, el que más alegrías da. Eso sí, una vez muerto. Dicen que su orgasmo es larguísimo; pues bien merecido lo tiene, porque provoca unos placeres deliciosos con cualquiera de sus embutidas reencarnaciones.