previsible medidor de la rutina. Tan impaciente como aburrido. Tan repelente como obsesivo.