amargura del café, té o cualquier otra bebida de sobremesa que deja al que la pide como un imbécil tras haberse metido una pantagruélica comilona. Sólo se entiende desde el punto de vista de la culpa. Así pues, únicamente debe consumirse en países católicos.