virginidad moral que se pierde en alguna esquina de la infancia, a la que intentas volver de vez en cuando, mas sólo encuentras camellos y putas.