rabioso presente que desdeña tanto el pasado como el futuro, sublimando lo efímero del momento sin valorar las posibles consecuencias ni hurgar en las causas. Todo presente, como pasado inmediato que es (o inmediatamente será), queda automáticamente relegado en pro del nuevo momento presente ad infinitum; de tal modo que el pasado se desvanece y el futuro simplemente no existe.