pereza del intelecto, harto de llevar el cartel luminoso de “Open 24 hours”, que busca su momento de desconexión total.