cuando no puedes levantar la polla para matar a pollazos al causante de una injusticia o a quien te ofende o a un imbécil o a tu jefe, que viene a contener a los tres anteriores.