minero recto-genital que además de guantes debería llevar protección en los ojos y en la nariz. Si hay alguno de vocación, mejor sería encerrarlo. Si alguna es mujer, tampoco nos precipitemos encerrándola, valoremos primero todas sus cualidades.