cosa absurda, fea e inútil que sobrevive a todas las purgas caseras y emerge de tanto en tanto recordándote lo hortera que fuiste o el tremendo mal gusto de quien te lo regaló.