aparentemente antitético del genio, cuando en realidad lo supera ampliamente. Sutileza del pensamiento, salpimentada con un toque de aromático cinismo, unas gotitas de humor picante y chorros de inteligencia en crudo.