animal sobrevalorado de insignificante tamaño, enlutado y culón, adocenado y servil. Su cacareada y alabada laboriosidad se presenta como una virtud a envidiar. Más bien parece un invento de la patronal que un ejemplo a seguir.