Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2017.

Bitter Kas

Naces, creces, colegio, te tocas, bebes, follas, trabajas, hijos, lees, sigues trabajando como un gilipollas, te jubilas, nietos, CAP, Bitter Kas y muerte.

Teta, Molico, leche, Cola Cao, Mirinda, zumos, Coca Cola, cerveza, vino, gintonic, coñac, moscatel, agua, chinchón, Bitter Kas y muerte.

¿Por qué he empezado a beber Bitter Kas tan pronto? ¿Esnobismo, viejunez, mal gusto? 

¡Ni de puta coña! Bebo Bitter Kas porque sabe exactamente a la vida.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Del miedo y otras certezas ineludibles

Amanece, a veces.  

Otras, la noche coge de las solapas al día

y lo esconde bajo su manto.

Entonces, los miedos acechan.

 

Porque el miedo es una industria externalizada.

Subcontrata medios y miedos ajenos:

miedos gregarios, miedos promiscuos, miedos a tiempo parcial,                                

miedos fatuos, miedos cobardes y hasta miedos reales.

 

¿Quién no siente miedo o, peor, su enfático plural?

Únicamente los imbéciles, los orates y las hormigas viven ajenos a él.                      

¿No sentía miedo Raymond Carver cuando escribía sus cuentos?                              

¿No sentía miedo Ludwig Meidner cuando pintaba sus paisajes apocalípticos?            

¡Claro que sí! ¡Sin duda! Pero seguían escribiendo y pintando                              

precisamente para aplacar su miedo a la desolación. 

 

El miedo es ante todo un tirano y un gran vanidoso.

Necesita atención constante, sumisión absoluta.

No se le combate retirándole la mirada.

Adora esa sensación de superioridad.  

 

Se afronta mirándole directamente a sus ojos ciegos de ira,                                    

atravesando sus pupilas, sus glóbulos oculares;     

ciscándose en sus cavidades y en su untuoso cerebro                                              

con condescendiente valentía, como diciéndole suave y torvamente:                          

sé que estás ahí, no puedo hacer nada para evitarlo.                                                

Pero yo también voy a seguir aquí y no vas a poder evitarlo.

No hay comentarios. Comentar. Más...



Intersecciones

Playa

Donde el mar besa a la tierra cadenciosa e incesantemente,

parpadeando olas que dejan cercos de salitre de los confines

dibujando sueños de océanos reales e imaginarios.

Las alcahuetas mareas mecen vaivenes

en un diálogo constante que abraza tanta belleza

que el mar no puede dejar de vertir sus onduladas lágrimas

sobre la yerma y ávida tierra,

cuya quietud no es timidez, sino estupefacta emoción:

la pasión silenciosa de las inconfesables entrañas tectónicas que discurren por debajo.

 

Alma

Existe, pero es mortal,

como el individuo que la alberga.

Vive, si acaso, hasta que éste muere.

Hasta entonces es la confluencia del amor y el dolor,

que negocian, pugnan y ceden

en aras de un inestable equilibrio,

una tregua en permanente revisión.

Es escurridiza. A veces se aloja en el pecho,

otras en el hígado y las más simplemente no se sabe.

 

Alma y playa

Cuando la belleza no sólo se ve, sino que también se siente.

El borboteo de la playa es el alma paseando por su orilla,

chapoteando anhelos, congojas;

dejando huellas inmediatamente borradas

para que no la descubran.




Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next