Amanece, a veces.  

Otras, la noche coge de las solapas al día

y lo esconde bajo su manto.

Entonces, los miedos acechan.

 

Porque el miedo es una industria externalizada.

Subcontrata medios y miedos ajenos:

miedos gregarios, miedos promiscuos, miedos a tiempo parcial,                                

miedos fatuos, miedos cobardes y hasta miedos reales.

 

¿Quién no siente miedo o, peor, su enfático plural?

Únicamente los imbéciles, los orates y las hormigas viven ajenos a él.                      

¿No sentía miedo Raymond Carver cuando escribía sus cuentos?                              

¿No sentía miedo Ludwig Meidner cuando pintaba sus paisajes apocalípticos?            

¡Claro que sí! ¡Sin duda! Pero seguían escribiendo y pintando                              

precisamente para aplacar su miedo a la desolación. 

 

El miedo es ante todo un tirano y un gran vanidoso.

Necesita atención constante, sumisión absoluta.

No se le combate retirándole la mirada.

Adora esa sensación de superioridad.  

 

Se afronta mirándole directamente a sus ojos ciegos de ira,                                    

atravesando sus pupilas, sus glóbulos oculares;     

ciscándose en sus cavidades y en su untuoso cerebro                                              

con condescendiente valentía, como diciéndole suave y torvamente:                          

sé que estás ahí, no puedo hacer nada para evitarlo.                                                

Pero yo también voy a seguir aquí y no vas a poder evitarlo.