formación impartida por supuestos expertos en una materia en la que el parloteo incesante, trufado de lugares comunes, distrae a los asistentes entre juegos absurdos y debates guiados. ¿Qué aporta? ¡Nada! Es sólo una más de esas actividades inanes tan habituales en las sociedades acomodadas, que de tan ensimismadas se van poco a poco volviendo más bobas y flácidas.