olfatear a la churri más golfa de la discoteca, saber cuál será el siguiente pasajero sentado en apearse del metro, prever quién será el próximo jefe en tu trabajo…Por eso sólo existe la intuición femenina: los tíos vemos a todas las tías de la discoteca súper golfas, atendemos sólo a las pasajeras buenorras del metro y somos incapaces de ver que la compañera de trabajo a la que llevamos tiempo mirándole indisimuladamente las tetas será tu próxima jefa.