para el capitalista: deseo desaforado de obtener más riqueza; para el epulón: apetito incontenible de comer un chuletón más, un pastel más; para el pobre: ausencia de alimentos. La polisemia es muy rica, excepto para los pobres, a los que hasta la antonimia se les ríe en la cara.