hipster tecnológico que las pasa canutas hallando las utilidades que usaba con otras marcas en su dispositivo Apple, pero que compensa al hacérsele el culito Pepsi Cola mostrando al mundo que es poseedor de un gadget Apple divino de la muerte. Capullos ha habido siempre, pero éstos son especialmente irritantes.