persona que no ha trincado ninguna comisión ilegal, ni ha sido imputada por corrupción, ni hace regalos caros y horteras a sus putitas, ni conduce un Audi o un Mercedes, ni convierte en moneda de cambio habitual comer pollas (en sentido literal con sus putitas y en sentido figurado en su vida laboral).