body de fuerza” para las mujeres, el cual supone un reto excepcional para sus tetas, que pugnan con denuedo por escapar mientras los hombres se solazan mirando y animando a las gemelas a huir: “¡un poquito más y estáis fuera, un poquito más y estáis fuera!” Si alguna lo consigue, los hombres empiezan a sentir la misma opresión en sus “gallumbos de fuerza”.