adivinador profesional del tiempo que en lugar de cartas, huesos o poso de café usa mapas y extrañas líneas llamadas isóbaras (del prefijo “iso-“, que significa igual, y el lexema “bara”, que significa trola) para sus erróneas predicciones.