prueba de la teoría de la evolución de Darwin. En este caso de la evolución del menaje de hogar. El vaso, a lo largo de años y años de evolución, desarrolló una oreja hasta convertirse en taza para poder escuchar las conversaciones de quienes lo usaban para beber. No sé para qué viajó tanto Darwin; bastaba con estar atento al té de las cinco.