Pirueta literaria que confundiendo intencionadamente el todo con la parte nos muestra la belleza y la utilidad de la metonimia en el lenguaje.