el más absurdo de cuantos deportes absurdos han existido jamás.  Como los deportes de invierno son para ricos, éstos buscaron calmar su mala conciencia ideando un juego para su personal de limpieza en el que pudiesen explotar sus dotes con la escoba y el abrillantado del suelo. Por cierto, la traducción de “curling” al español es “vergüenza ajena”.