defensa natural ante el odioso acto de madrugar, cuya viscosidad anticipa y mimetiza lo que hay al otro lado del sueño.