antiguo privilegio del interlocutor, que podía confrontar sus argumentos con los del otro sin mostrar por ello debilidad o falta de criterio.