20131024225248-steiner.jpg

George Steiner ha supuesto por encima de todo una inspiración, una fuente inagotable de referencias literarias, especialmente, y también de otros ámbitos muy diversos que van desde la filosofía hasta la música; puesto que su erudición no se detiene en el ámbito literario, ya sea como profesor o como crítico, sino que abarca un amplio abanico de disciplinas de aquello que se conoce (conocía) como humanidades, una palabra tan bella como olvidada, tanto en su significado como en su uso.
 
Nació en 1929 en el seno de una familia de la burguesía judía centroeuropea, que tantos otros “dioses” o placeres han proporcionado a este blog (Stefan Zweig, Arthur Koestler, Walter Benjamin, Gershom Scholem, Jean Améry, Hannah Arendt…) y repartió su infancia entre París y Viena, hasta que en 1940 emigraron a Nueva York huyendo del nazismo. Estudió en la Universidad de Chicago en la época en la que sus aulas albergaban a las más brillantes y avanzadas mentes del momento en un ambiente interdisciplinar que permitía a estudiantes de filosofía acudir a clases magistrales de física y a estudiantes de ciencias participar en seminarios de literatura contemporánea, como describió en más de una ocasión con indisimulado entusiasmo Bertrand Russell. En adelante, vivió en EEUU, aunque con estancias en Londres y Ginebra, además de numerosos viajes por universidades de todo el mundo.
 
Los libros que he leído de Steiner son interesantísimos, densos en ocasiones, pero siempre evocadores e inteligentes. “La poesía del pensamiento. Del helenismo a Celan” es un brillante ensayo sobre la íntima relación entre la filosofía y el lenguaje, a los que el autor ama reverencialmente. Analiza el lenguaje de los grandes filósofos y concluye que éstos han sido también grandes escritores, ya que consiguen hallar las palabras idóneas para expresar sus pensamientos. Mantiene que incluso los más abstrusos como Hegel o Wittgenstein han sido maestros en el uso del lenguaje. Además, no únicamente se ocupa de filósofos, sino que también analiza a aquellos escritores cuyas obras están trufadas de referencias filosóficas como Borges.
 
En “Tolstói o Dostoievski” trata de hacer un repaso a la literatura confrontando dos grandes tradiciones literarias: la épica y la trágica. A partir de la obra de los dos genios rusos, de sus distintas visiones del mundo, de la religión, de la política…engloba a otros autores en una u otra tradición, desde Homero hasta los herederos de los dos grandes representantes del realismo ruso del siglo XIX. Todo ello argumentado de forma sólida y comparando las obras y el estilo de unos con otros, donde demuestra su admirable erudición y su aguda inteligencia.
 
“Errata” es posiblemente su obra más personal, ya que sin llegar a tratarse de una autobiografía sí que habla de las motivaciones que han sacudido y dirigido su vida, desde la educación clásica recibida por parte de sus padres, en la que la música formaba una parte capital y la memorización una exigencia ineludible, y su envidiable condición de persona trilingüe (alemán, francés e inglés), hasta los profesores o incluso alumnos (cita a cuatro explícitamente) que han marcado su trayectoria intelectual. Aquí vuelve a declarar su amor absoluto por el lenguaje, a la importancia de cuidarlo (más en estos tiempos en los que se pisotea por doquier con la proliferación de soportes tan excitantes como poco exigentes, ya que el libro es muy reciente) y a la belleza en su vertiente estrictamente literaria, así como inmejorable herramienta del conocimiento y el progreso.
 
Por último, recomendaré una recopilación de artículos suyos publicados en la revista The New Yorker con la que colaboró durante décadas: “George Steiner en The New Yorker”. En este libro exhibe todo su ecléctico saber abordando con estilo periodístico una gran variedad de temas enfocados al gran público: la literatura del gulag; la historia del ajedrez; la influyente figura de George Orwell; la curiosa historia de Anthony Blunt, el historiador británico experto en arte que se reveló como espía soviético; y otros muchos e interesantes artículos llenos de referencias de las que poder beber, disfrutar y aprender.