humanoide vociferante que actúa como si de un altavoz de internet se tratase: ofreciendo un montón de información sin contrastar, contradictoria, en el mejor de los casos, o directamente sectaria, en el peor. De acceso absolutamente abierto, cualquiera puede participar en una tertulia: desde el más taimado columnista a la más zorra de cuantas zorras inundan los programas de telerrealidad.