20130829121545-bil-maher.jpg

Este talk show emitido semanalmente por la cadena norteamericana HBO – que Canal + ofrece a través de su canal Xtra – es una auténtica pasada. Todo gira en torno al genial cómico Bill Maher, un cincuentón hilarante y sardónico.
 
El formato es siempre el mismo. Empieza con un monólogo de Maher, seguido de una breve entrevista. A continuación, se abre la mesa de debate con tres invitados diferentes cada programa, a la que se une más adelante un cuarto invitado. Y para finalizar el bloque ‘New rules’, que ridiculiza a los políticos y personajes públicos del momento, y que enlaza con un speech moralizante, siempre brillante y elocuente, del presentador. O sea, nada nuevo que no se haya visto en decenas de programas televisivos a lo largo de los últimos años. Así pues, aquello que lo hace diferente y tan interesante es el tono que usa Maher a lo largo del show. Es extraordinariamente mordaz, tendencioso y ligeramente obsceno. No se anda con paños calientes, siempre suelta directos al mentón del vilipendiado. Destroza a los políticos que no le gustan, generalmente del partido republicano. Abomina del racismo, la homofobia, el clericalismo y la mojigatería sexual, empleando todo su inagotable ingenio (y el de su equipo de guionistas) en ridiculizar y desenmascarar a sus hipócritas defensores.
 
Comparado con programas similares que se hacen o se han hecho en España, como pueden ser los de la factoría de El Terrat donde el humor es igualmente brillante pero inofensivo, “Real Time with Bill Maher” es cine pornográfico deliciosamente explícito  y “Buenafuente” apenas un film erótico de serie B.
 
Lo mejor que puedo decir de Bill Maher es que me hace reír, no sonreír. Vamos, que me descojono viendo su programa. Sólo “Ilustres ignorantes” con mi idolatrado Javier Cansado consigue que me divierta tanto viendo televisión.