verdura, con aspecto de caniche, favorita de las madres para cocinar a sus hijos, caso éste que demuestra clarísimamente que el tan cacareado amor maternal no es tan fuerte ni tan infinito como siempre nos han vendido nuestras queridas cocineras de coliflor.