Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2012.

¿Cuándo llegará el diseño a las antenas?

20120701012748-antenas.jpg

¿Por qué son tan feas las antenas de televisión que infestan las azoteas y los terrados de las ciudades? ¿Ningún diseñador ha sido capaz de dotar de algo de belleza a esos escuálidos rayotes metálicos? Hoy día, en que todo está impregnado de la funcionalidad o del esnobismo del diseño, cuando el más mínimo molde de repostería es objeto del ingenio de algún estupendo diseñador. ¿Cómo es posible que estos dispositivos electromagnéticos sean igual de horribles que hace cincuenta años? Representan casi el último testimonio fatuo de la modernidad arrebatada de la segunda mitad del siglo pasado. 

Me tumbo en la terraza al atardecer, tras haber dejado atrás al autómata laboral y escuchando cómo vuelven a crepitar las brasas del espíritu, alzo la vista al cielo buscando su reconfortante tranquilidad, y me encuentro con esos intrusos mirándome fíjamente, captando mis pensamientos y transmitiéndolos no se sabe dónde. Hasta las golondrinas, que revolotean circularmente con sus vuelos desacompasados y ágiles, huyen de las antenas. Jamás se acercan a ellas. No sé si por miedo o por un acusado sentido de la estética. 

En esa mágica hora en la que la tarde negocia con la noche el cambio de turno, mientras ambas discuten los pormenores, el cielo muestra su cara más bella: del azul jaspeado de tintes cobrizos al hierático azul cobalto, primero, y, después, al violeta pálido hasta, casi sin poder despedirse de las irisaciones lilas, el negro resplandeciente de la noche. En todo ese extático tránsito, las antenas permanecen inmóviles afeando el increíble espectáculo. Incluso desafían a la luna reflejando altivas sus fulgores luminiscentes. 

Ruego, por favor, a quien pueda arreglar esta tragedia estética que ponga remedio lo antes posible. Cada mirada al cielo, cada búsqueda desaforada de algo de inmensidad, cada beso a la luna quedan embrutecidos por la ignominiosa presencia de esas espantosas antenas. Diseñadores del mundo, pensad en una solución ¡y pronto! Actualmente, cada una de ellas representa para mí un "fuck you, urbanita". 

PD: Por cierto, para los avezados diseñadores recool del mundo, que mantengan su utilidad, que ver la tele chana un montón. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

ginecológico

cocktail que combina dos elementos de moda: la ginebra y lo ecológico. ¿Quién no ha probado ya veinte marcas distintas de ginebra sin saber distinguir ni una sola? ¿Quién no vive estúpidamente obsesionado por los productos ecológicos, la defensa del medio ambiente y el dichoso calentamiento global? Pues éste es nuestro modus vivendi actual: el ginecológico, donde la naturaleza, de resaca por nuestras borracheras, se nos abre de piernas para que la ayudemos a cumplir con su misión de madre. 


No hay comentarios. Comentar. Más...



Misantropía y funciones matemáticas

No hay mejor manera de representar la misantropía que mediante una función matemática: en el eje de abscisas el tiempo, en el eje de ordenadas el interés que despierta una persona.

Por lo general, la función resultante coincide con el eje de abscisas; esto es, interés cero desde el minuto cero. La mayor parte de gente pertenece al grupo de los de “divertigrama” plano: personas anodinas, sin absolutamente nada que contar, tullidos intelectuales. Gente, en definitiva, prescindible. Muertos vivientes.

Un pequeño grupo, los chisposos, muestran un aparente interés en un principio, pero pronto decaen hasta hundirse en el tedio de la mayoría. Estos trazan una parábola cóncava: inicialmente crecen de forma rápida hasta llegar en seguida a su punto álgido para, entonces, languidecer inexorablemente. Cada una de estas burbujas refresca momentáneamente, pero no quita la sed.

Sólo aquellas funciones que presentan una línea creciente constante esconden a personas de verdadero valor. Gente que poco a poco revela todo su encanto e interés. Pero, claro, son benditas excepciones en el páramo imperante. Son gráficas de trazo grueso, que avanzan entre los fulgores de sus colores brillantes de forma arrolladora, quemando papel o pantalla a su paso.

Resulta significativo comparar unas gráficas con otras para identificar el tipo de misantropía. La gráfica del misántropo común vive aislada del resto de gráficas. Apenas se producen cortes entre ellas y, mientras el resto de funciones aparecen abigarradas superponiéndose unas a otras, la del misántropo común navega en soledad, ya que sus intereses difieren por completo de los del resto.

Todo lo contrario sucede con la función del misántropo hedonista. La gráfica de éste no está sola, sino acompañada de unas cuantas más que definen prácticamente la misma trayectoria. Son las de sus epígonos, una legión de aduladores ridículos, igual de misántropos que su adorado maestro, pero sin su talento.

La situación ideal se produce cuando dos gráficas trazan sendas funciones crecientes y se entrelazan en innumerables ocasiones, serpenteando hacia el infinito, tejiendo una trenza de intereses comunes en la que unas veces uno y otras veces el otro lleva la voz cantante. Esta relación perfecta retroalimenta a ambas funciones, provocando una sinergia exponencial que no desemboca en una indeterminación (infinito dividido por infinito) por la condición finita del tiempo. Son las llamadas “funciones simbióticas”, amigas inseparables. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

trashumancia

largo viaje de un rebaño (generalmente de ovejas) entre las diferentes dehesas de pasto estacionales guiado por un pastor rijoso que al único que respeta es al perro. Tres de cada cuatro ovejas confiesan haber sido mancilladas durante estos viajes; sin embargo, se sigue considerando esta actividad patrimonio cultural. Después nacen “corderos-niño” y “bebés-cabra” y la comunidad científica se sorprende. Por eso el nacimiento de la oveja Dolly fue tan celebrado. Por fin nacía una oveja con aspecto de oveja.

No hay comentarios. Comentar. Más...

persuasión

arte de la diplomacia no violenta. Vamos, lo que hay justo antes de la amenaza. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

tapón

de cera, defensa natural contra las palabras necias. De botella, segurata de plástico que impide escapar a las burbujas. De baloncesto, humillación máxima al rival. De mujer, la chupa de pie. 


moda

tendencia fugaz que tan pronto está muy en boga como pasa a estar absolutamente desfasada. Todos somos víctimas de ella, desde la pijaza más esnob para la que la revista Vogue es la Biblia y llama a su perrito Galliano, hasta el perroflauta más guarro cuyas rastas imitan fielmente en aspecto y hedor a las del cantante progre del momento. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Amistad

20120718075247-roble.jpg

Árbol centenario de tronco recio,
raíces profundas y corteza dura,
ramas requebradas y follaje exuberante,
que protege de la intemperie.

Zarandeado por el viento de los tiempos,
pero inamovible en su lealtad.
Atacado por fuegos intencionados
y lluvias de críticas ácidas.

Paciente con los pájaros ajenos,
a los que cobija con mimo
e, incluso, alienta a volar
agitando sus hojas de ánimo.

Ofrece sus innumerables ramas
como seguros asideros,
llenas de frutos y silencios,
flores y consejos.

Aferrándose a la tierra compartida
con orgullosas raíces alimentadas de recuerdos;
devolviendo esa gratitud sincera
con emocionadas gotas de rocío al alba.

Restañando ofensas pasajeras
gracias a la resina de la comprensión,
despojándose de absurdos rencores caducos
adelantando el otoño del olvido.

Circunspecto roble en el atribulado bosque cotidiano
y frondosa palmera en el páramo de la soledad.
Hierático olivo en la melancolía del invierno
y extravertido cerezo en la voluptuosidad del verano.

Árbol que guarece y da sombra.
Árbol que florece.
Árbol que cobija y abraza.
Árbol que perdura.


peca

confeti cutáneo que motea los cuerpos de discretos tatuajes naturales, cada uno de los cuales esconde un secreto o un pecado. Por eso nadie confía en los dermatólogos, doctores de la moral, que esconden en sus fichas médicas la verdadera historia universal. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

bisutería

joyas fake a usar hasta los 6 años y a partir de los 65. Toda aquella que las luzca fuera de edad correrá el peligro de arder en el infierno del mal gusto durante toda la eternidad junto a Norma Duval, Madeleine Albright y Paco Clavel.

No hay comentarios. Comentar. Más...

crisis

cuando tu modosita prima, de la que estás secretamente enamorado desde los catorce años, se desboca y se regala a todo guiri que quiera beneficiársela; mientras tú, dolido y apesadumbrado, empiezas a recibir curiosas ofertas de sodomía por parte de caballeros teutones, que prometen pagarte a través de un banco en el que ni siquiera tienes cuenta abierta, al tiempo que el patriarca de la familia te obliga a apretarte el cinturón para que tu indignada erección permanezca encerrada y sumisa. 

No hay comentarios. Comentar. Más...



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next